Quantcast

Girona acoge una muestra con lo más representativo de la vanguardia rusa

Girona, 20 nov (EFE).- Una selección de medio centenar de obras entre las más representativas de la vanguardia rusa, de artistas como Kandinsky y Malevich, integran la exposición "Orígenes de la vanguardia rusa", inédita en España, que se podrá ver hasta el 18 de enero en el Centro Cultural de Caixa Girona Fontana d'Or.

La muestra reúne en total 46 pinturas de una veintena de artistas datadas entre 1901 y 1915 y que, además de Kazimir Malevich y Vassili Kandinsky, firman también otros nombres importantes de esta época, como Mikhail Larionov, Natalia Goncharova, Pavel Filonov, Elena Guro, David Burliuk, Valentin Serov, Nicolai Roerich, Isaac Brodsky o Ilya Mashkov.

La exposición, que no sigue un orden cronológico, sino temático, tiene como línea principal del recorrido el neoprimitivismo, nombre con que se denomina la "crucial influencia" que tuvo el arte popular en estas nuevas propuestas conceptuales y estéticas.

Con la voluntad de estudiar la manera en que este arte popular incidió en la evolución de la pintura rusa, la obra de estos artistas se relaciona con una cuidadosa selección de 22 piezas de artesanía tradicional rusa, desde un vestido hasta juguetes de finales del siglo XIX y principios del XX.

La exposición está comisariada por Yevgenia Petrova, la directora adjunta del Museo Estatal Ruso, que se encuentra en San Petersburgo y de donde proceden todas las piezas expuestas, muchas de las cuales no habían sido vistas nunca con anterioridad en España.

Petrova ha explicado hoy en la presentación de la muestra que "durante mucho tiempo en Rusia no se consideró la cultura nacional un elemento de valor importante", pero que, no obstante, "en el proceso de redescubrimiento, a inicios del siglo XX, se dio mucha importancia a la artesanía popular".

"Porque existió esta etapa, vino después todo el movimiento de la pintura abstracta", ha agregado la comisaria.

El itinerario de la muestra empieza con las obras de Malyavin, Roerich, Grabar o Brodsky, realizadas en la primera década del siglo XX, en las que todavía se percibe la orientación impresionista y simbolista en el tratamiento de los temas rurales y folclóricos rusos, para dar paso a las aportaciones imprescindibles de Malevich.

Son obras que ya empiezan a denotar la influencia de las fuentes populares, los tótems o los paisajes de la vida rural, lo que refleja claramente la contraposición entre un autorretrato de Malevich y un icono del siglo XVII.

Gran parte de la muestra está destinada a Natalia Goncharova, que estuvo entre los principales impulsores del neoprimitivismo en Rusia.

La artista recoge a la perfección las características del neoprimitivismo, sus obras están dedicadas a la representación de la vida rural e introducen de manera especial el interés por el arte tradicional y la creatividad de los maestros populares.

La actividad creativa de pintores que pertenecían al círculo "Sota de diamantes" también está representada con obras de la década de 1910 de Hililla Mashkov, Lentulov o Konchalovsky, quien vivió durante una temporada en España y muestra las influencias que recibió del país con cuadros como "Matador", en el que aparece un torero.

La exposición se cierra con obras de diferentes artistas entre las que destacan dos piezas de Kandinsky o una de Bosanova, que ya dan el último paso en la evolución hacia movimientos como el suprematismo y la abstracción, un punto y final que abre las puertas a la vanguardia.

Está previsto que tras su paso por Girona la muestra viaje a Ferrol (A Coruña), donde se podrá ver a partir de finales de enero.-EFE

cgi/pll/is