Quantcast

El PE respalda la "tarjeta azul" para inmigrantes cualificados

Estrasburgo (Francia), 20 nov (EFE).- El pleno del Parlamento Europeo respaldó hoy la creación de una "tarjeta azul" para facilitar la llegada a la UE de inmigrantes altamente cualificados, aunque pidió algunos cambios para favorecer a sus receptores.

Los eurodiputados pidieron a los países de la UE clarificar los requisitos de admisión y que no "roben" cerebros a los países en desarrollo, especialmente en los sectores de salud y educación.

El objetivo del mecanismo es atraer a los inmigrantes más cualificados de los países en desarrollo, que habitualmente prefieren dirigirse a EEUU, Canadá o Australia antes que a la Unión Europea debido a la falta de un sistema unificado.

Así, sólo el 1,72% de los inmigrantes cualificados de todos los países se asientan en territorio comunitarios, mientras que Australia (9,9%), Suiza (5,3%) y Estados Unidos (3,2%) son los lugares preferidos de destino.

Los eurodiputados, que en esta cuestión solo tienen poder de consulta y no de codecisión, sugirieron algunos cambios respecto a la propuesta inicial de la Comisión y la aprobación en primera lectura en el Consejo de Ministros.

El PE pide que los contratos de los beneficiarios de la "tarjeta azul" garanticen un salario anual bruto del 170 por ciento del salario medio de cada país, frente al 150 acordado por los gobiernos, que en algunos casos podrá ser del 120 por ciento.

Además, pidió que la tarjeta tenga una validez de tres años, en lugar de los dos que prevén la CE y el Consejo.

La tarjeta dará derecho a la libre circulación por el territorio comunitario y los cónyuges tendrán también facilidades para acceder al mercado laboral. Al cabo del período inicial de estancia, los beneficiarios podrán cambiar de trabajo dentro de la UE.

En una resolución aprobada por 388 votos a favor, 56 en contra y 124 abstenciones, la Eurocámara consideró también necesario clarificar los requisitos de admisión.

Así, se propone que la "tarjeta azul" pueda también concederse a los ciudadanos extracomunitarios que ya residen legalmente en la UE al amparo de otros regímenes legales.

También se propone que los solicitantes deben encontrar un empleo en la UE y poder acreditar un título universitario reconocido por los países comunitarios o 5 años de experiencia.

El sistema entrará en vigor, en principio, durante la segunda mitad de 2011, dos años y medio después de su previsible aprobación en segunda lectura en el Consejo de Ministros, prevista inicialmente para principios de diciembre. EFE

rcf/or