Quantcast

En la campaña electoral venezolana prima la figura del candidato

Antonio Pérez

Caracas, 20 nov (EFE).- Los venezolanos están más acostumbrados "a votar por la personalidad del candidato que por la discusión de ideas", por lo que las campañas de cara a las elecciones del domingo tienen el reto de "vender al mensajero" antes que el mensaje.

Así lo dijo en una entrevista con Efe, Carlos Rodríguez, presidente ejecutivo de la consultoría Asesores de Imagen Pública (AIP), que asesora varias campañas de candidatos de la oposición de cara a los comicios regionales y municipales venezolanos.

Señaló que los votantes latinoamericanos "nos dejamos llevar mucho por la impresión de la persona", algo que también sucedió, a su juicio, con el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama.

A pesar de tener "patrones parecidos" en cuanto a la investigación de mercados, las campañas electorales suponen "un reto" mayor que las de publicidad convencional.

"Un producto no habla ni se comporta, mientras que el candidato es un ser humano con el que interactúas, hace discursos y tiene movimientos inesperados", apuntó.

AIP gestionó, entre otras, la campaña presidencial de 2006 del líder opositor Manuel Rosales contra el entonces candidato Hugo Chávez, y la campaña a favor del "no" en el referéndum para la reforma constitucional.

En la actualidad, trabajan con Rosales para ganar la alcaldía de Maracaibo y con otros candidatos a gobernadores como el abanderado de la oposición para mantenerse en el estado del Zulia, Pablo Pérez.

Para Rodríguez, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) fundado por Chávez tiene como principal debilidad el "cansancio electoral" tras casi una década de gobierno del presidente.

Por otro lado, el 'talón de Aquiles' de la oposición es la falta de "una oferta de candidatos más novedosa" ya que "el país reclama nuevos liderazgos", según Rodríguez.

Para Nelson Merentes, director del Grupo de Investigación Social XXI afín al Ejecutivo, la oposición ha "corregido errores del pasado", pero debería "pensar a futuro" porque "en política no hay que apresurarse".

En una entrevista con Efe, Merentes, ex ministro chavista, subrayó que los partidos opositores deberían "crecer y buscar su futuro electoral hacia 2012" con una propuesta sustitutiva del "socialismo del siglo XXI" propugnado por Chávez.

Consideró que la oposición tiene una organización "más espontánea, mientras que el chavismo es más de partido, de maquinaria, de seguir al líder".

En su opinión, el PSUV recoge la tradición de movilizar a sus votantes del Movimiento V República, formación de Chávez anterior a la constitución del partido unitario que engloba a las agrupaciones que le apoyaron en la reelección, salvo disidentes.

Según Rodríguez, el PSUV cuenta en esta campaña "con muchos más recursos y elementos de acción" que la oposición, y las actuales elecciones se han convertido en un referéndum sobre Chávez.

Una campaña de tres meses para un gobernador en un estado medio puede costar unos "tres millones de bolívares" (1,4 millones de dólares), un coste que se puede duplicar en algunos casos en función de la población y del territorio, indicó.

Lo primero en una campaña es "averiguar qué pasa en su región, cómo le percibe la población y qué atributos busca en un líder", para después elaborar un "plan de acción", dijo.

Tras esta fase se perfila "el discurso, sus valores y principios como líder, conjuntamente con la publicidad", destacó.

Las campañas electorales sirven para movilizar a los indecisos, que en Venezuela son "entre el 30 y el 40 por ciento", reseñó Rodríguez, que también ha colaborado en campañas de República Dominicana, Ecuador y México.

"Lo más difícil es adaptar la conducta pública del candidato a lo que el electorado busca", manifestó.

"Si un jabón no gusta, cambias el envoltorio, el nombre, la fórmula, y lo vuelves a lanzar. Al candidato no le puedes cambiar el envoltorio (…) puedes tratar de mejorar, pero a veces es incontrolable", añadió.

Se pueden entrenar algunas cualidades como el comportamiento ante la prensa o el discurso, pero es difícil "la competencia de oratoria" ya que el PSUV tiene "a un muy buen orador" en Chávez, "aunque fastidioso a veces", afirmó

Uno de los elementos que más se echa en falta en Venezuela son los debates entre candidatos, algo que Rodríguez plantearía como "una exigencia".

"Es algo que hay que desarrollar más en nuestra cultura política, para aprender a elegir a candidatos que de verdad tengan un mensaje, un programa, un plan" que "convenza" a los electores, concluyó. EFE

apv/eb/pdp