Quantcast

El voto por correo dificulta el acuerdo para reformar la Ley Electoral

Madrid, 20 nov (EFE).- Los grupos parlamentarios no han avanzado hoy en un acuerdo sobre la reforma electoral debido a desencuentros sobre el voto por correo de los españoles en el extranjero, que PP y BNG piden que sea rogado (a petición expresa del votante) para dar más garantías, algo que rechaza el PSOE porque puede reducir la ya de por sí baja participación.

Este debate ha centrado la reunión de hoy de la subcomisión sobre las posibles modificaciones del Régimen Electoral General, después de que ayer comparecieran en ella el secretario general de Asuntos Consulares y Migratorios de Exteriores, Francisco Javier Elorza, y el director general de Política Interior, Adolfo Hernández.

Los grupos parlamentarios han debatido, a puerta cerrada, algunos aspectos de la proposición de ley que aprobó el Parlamento Gallego para que se modifique el sistema de voto de los españoles residentes en el extranjero, y el voto por correo rogado (es decir, a petición expresa del votante) ha impedido el avance.

El diputado socialista José María Benegas ha asegurado, tras el encuentro, que se ha producido una aproximación de posiciones sobre el voto en urna tras escuchar las dificultades técnicas que ayer expusieron los expertos de los ministerios del Interior y de Exteriores.

El PSOE se ha mostrado partidario de dar la opción de voto presencial, aunque a diferencia de la petición del PP y del BNG, los socialistas proponen que el recuento no se haga en el consulado.

Su opción es que los sufragios se depositen en una saca que, pertinentemente precintada ante los interventores que puedan enviar los grupos políticos, se envíe por valija diplomática a la Junta Electoral central o autonómica, según el caso.

Este sistema, según el PSOE, agilizaría el envío, aunque para que pudiera realizarse el recuento al mismo tiempo en que España sería necesario que la votación se realizara unos días antes.

Así, los socialistas proponen, incluso, que los españoles en el extranjero puedan votar incluso en más de una jornada para facilitar los traslados de aquellos que viven a gran distancia de los consulados.

Las discrepancias surgen en el sistema de voto por correo, ya que los socialistas no ven apropiado que sea rogado, alegando que algunos informes técnicos sostienen que esa vía haría disminuir la participación, que ahora es tan sólo de un 30 por ciento del censo.

El diputado popular Celso Delgado, por el contrario, considera que mantener el sistema actual, el voto por correo de oficio, no asegura las garantías necesarias para emitir el sufragio, al no poder controlar, por ejemplo, la suplantación de la identidad del votante, o al impedir que llegue a tiempo al escrutinio.

El voto rogado, a su juicio, incorporaría a la documentación electoral un elemento más para garantizar que el voto se emite correctamente.

Por eso, Delgado entiende que la postura del PSOE se debe a que no tiene voluntad de sacar adelante la reforma electoral antes de las elecciones autonómicas gallegas, previstas para principios de primavera.

En similares términos, el diputado del BNG Francisco Jorquera ha expresado sus dudas de la voluntad del PSOE de acometer la reforma, y ha acusado a los socialistas de ampararse en las comparecencias de los técnicos de Interior y Exteriores de ayer que, a su juicio, "no tenían otra intención que proporcionar coartadas técnicas" para no avanzar en la modificación de la ley.

Para Jorquera, un voto por correo no rogado mantendría las irregularidades del sistema actual, que "permite todo tipo de manipulaciones".

Benegas ha dudado de la posibilidad de que la reforma se acometa antes de las elecciones gallegas, y ha criticado las prisas que plantean PP y BNG. "Hay gente que está utilizando este tema desde un punto de vista electoral, y nosotros queremos una reforma de la LOREG que dure otros 30 años, no estamos jugando al oportunismo", ha concluido. EFE

abs/pz