Quantcast

CPI pide arresto a tres jefes rebeldes por ataque a "cascos azules" en Darfur

(Añade orden de arresto a tres comandantes rebeldes y reacción de "Human Rights Watch").

La Haya, 20 nov (EFE).- El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, pidió hoy a los jueces de esa corte que emitan una orden de arresto para tres comandantes rebeldes sudaneses por asesinato y ataques a "cascos azules" africanos en Darfur.

Los rebeldes, cuyos nombres no han sido revelados, están acusados de "crímenes cometidos contra cascos azules de la Unión Africana en septiembre de 2007", indicó hoy la fiscalía en un comunicado.

Los jueces de la CPI tienen ahora que evaluar las pruebas presentadas contra los rebeldes y decidir si forman la base necesaria como para ordenar su arresto.

En la que es su tercera investigación sobre Darfur, la fiscalía sostiene que "mil soldados rebeldes rodearon y atacaron el campo Haskanita, en el norte de Darfur, donde murieron 12 cascos azules y otros ocho resultaron heridos".

La fiscalía estima que tiene "pruebas suficientes para creer que estos comandantes rebeldes son responsables de tres cargos de asesinato y ataques intencionados contra personal y objetivos relacionados con una misión de paz".

Moreno Ocampo declaró que los rebeldes "planearon, dirigieron a sus tropas y dirigieron el ataque en el que murieron 12 observadores de paz, ocho resultaron heridos y destruyeron propiedades, afectando directamente la seguridad de millones de gente en Darfur, quienes están necesitados de protección".

El fiscal afirmó que "no toleraré que tales ataques queden sin castigo".

Para la organización de derechos humanos "Human Rights Watch" (HRW) la petición de arresto de los tres líderes rebeldes "es un paso importante en la protección de quienes protegen a los civiles", según un comunicado de esa ONG.

HRW denunció además que "los ataques repetidos a cascos azules han comprometido la eficiencia de las operaciones de paz en Darfur".

En este sentido, el director del Programa de Justicia Internacional de HRW, Richard Dicker, comentó que "la esperanza de recuperar la seguridad de los civiles depende de que los cascos azules puedan realizar su trabajo".

La ONU y la Unión Africana en la región (UNAMID) cuentan en una misión conjunta de paz con unos 9.000 efectivos en Darfur.

Hasta ahora, Moreno Ocampo había presentado a los jueces pruebas de sus dos primeras investigaciones en Darfur, en base a las cuales imputó a altos cargos del Gobierno sudanés y a rebeldes.

Entre esos acusados se encuentra el presidente de Sudán, Omar al Bachir, el ex viceministro del Interior sudanés, Ahmad Mohamed Harun, y el líder de la milicia "Yanyauid.

Al Bachir está acusado de genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad en Darfur, donde han muerto más de 300.000 personas en cinco años de conflicto.

El conflicto en Darfur comenzó en enero de 2003, cuando dos grupos armados se rebelaron contra el Gobierno por la situación de pobreza en la que se encontraba sumida esta zona.

La situación en Darfur se denunció a la CPI a petición del Consejo de Seguridad de la ONU en marzo de 2005. EFE

mr/rcf/pq