Quantcast

Khady Koita recuerda que 30 países continúan mutilando a sus mujeres

A Coruña, 20 nov (EFE).- Tres millones de niñas sufren mutilaciones genitales cada año en el mundo y se calcula que entre 130 y 140 millones han sido ya víctimas de esta práctica, que se lleva a cabo en una treintena de países, la mayor parte de ellos en África, pero también en Yemen e Indonesia y en Europa.

Así lo expuso hoy la presidenta de la Red Europea de lucha contra las mutilaciones sexuales, Khady Koita, que mañana recibirá un premio por su defensa de las niñas en la gala que la Fundación Tierra de Hombres que se celebrará en la sede de la Fundación Caixa Galicia de A Coruña

Koita explicó que la mutilación femenina abarca más conceptos que la ablación del clítoris, ya que en algunos países se llegan a extirpar los labios menores y mayores de los órganos sexuales femeninos "con graves consecuencias para la reproducción y que provoca un mayor índice de mortalidad infantil", insistió.

Hoy día, aunque no hay estudios fiables, se detecta una leve disminución de estas prácticas, pero sin embargo, se ha adelantado la edad en la que se inicia a hacerlas, ya que "mientras antes se realizaban en la pubertad, ahora se hacen a bebés", por lo que "estamos ante un acto criminal sin ninguna explicación", aseguró.

Apuntó además las condiciones infrahumanas en las que se realizan las mutilaciones, sin anestesia y con materiales tan rudimentarios como un cristal o una hoja de afeitar, una violencia que se ejerce amparándose en "la tradición, la religión o en las creencias culturales", afirmó.

En Europa, argumentó, "tenemos la esperanza de que las segundas generaciones de inmigrantes no hagan esto con sus hijos", dijo, pero la realidad es que ahora "muchos de los gambianos o malineses que vienen a Europa siguen haciéndolo".

Aquí el mayor problema radica, sobre todo, cuando vuelven a sus países de origen, ya que mientras, aquí en Europa, hay un mayor control de estas actuaciones, en África, pese a que veinte países han redactado leyes para evitar esto, no se cumplen.

La senegalesa Khady Koita lleva veintidós años luchando contra la práctica de la ablación ostentando el cargo de Presidenta de la Red Europea de lucha contra las mutilaciones sexuales, un hecho del que ella misma fue víctima a los siete años cuando su abuela le practicó una ablación. EFE

ap/elr/ero