Quantcast

Ex mando paramilitar asegura que tuvo dos policías como escoltas

Bogotá, 19 nov (EFE).- El ex mando paramilitar colombiano Salvatore Mancuso aseguró hoy en una diligencia judicial desde Washington, adonde fue extraditado hace seis meses, que contó con dos policías de su país como escoltas personales.

Los efectivos le fueron asignados a mediados de los años noventa del siglo pasado en el departamento de Córdoba (noroeste), según el testimonio de Mancuso, quien compareció ante fiscales de Bogotá en una vista por circuito cerrado de televisión.

Fuentes de la Fiscalía General informaron a la prensa de que el antiguo jefe de las desaparecidas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) dijo que los escoltas eran parte de la colaboración que le facilitaba la policía en Montería, la capital de Córdoba, región que estuvo bajo control de los paramilitares.

Los policías le facilitaban también información de inteligencia para acciones de las AUC, según la misma versión, que Mancuso ofrece desde el pasado martes y que deberá terminar mañana, jueves.

En la misma diligencia, el ex jefe ultraderechista dio detalles del asesinato de 16 profesores de la Universidad de Córdoba, todos ellos sindicalistas, así como de líderes de la Unión Sindical Obrera (USO), que reúne a los trabajadores de la Empresa Colombia de Petróleos (Ecopetrol, estatal).

Mancuso también ratificó que militares y policías cooperaron con las AUC, lo mismo que funcionarios gubernamentales, entre los cuales mencionó a Herman Arias, antiguo titular de la Superitendencia de Vigilancia, organismo de control de las empresas de seguridad privada.

Arias le concedió una licencia a su nombre (el de Mancuso) en 1995 para crear una cooperativa de seguridad, sostuvo el ex jefe paramilitar, extraditado a Estados Unidos el pasado 13 de mayo junto con otros trece ex altos mandos de las AUC.

Todos ellos afrontan o afrontaron procesos por narcotráfico, lavado de activos y financiación al terrorismo.

La vista en la que comparece Mancuso forma parte de la fase judicial que siguió al cierre del proceso de paz del Gobierno con las AUC, que terminó a mediados del 2006 con el desarme de más de 31.000 paramilitares. EFE

jgh/tg