Quantcast

Crisis automotriz pone a millones de empleos en cuerda floja, dicen expertos

Washington, 19 nov (EFE).- General Motors, Ford y Chrysler, conocidos como los "Tres Grandes de Detroit", emplean de forma directa a un total de 240.000 personas en Estados Unidos, aunque algunos expertos consideraron hoy que la crisis del sector puede costarle al país millones de puestos de trabajo.

General Motors, hasta este año el mayor productor mundial de automóviles, es el que más empleos aporta al sector, con unas 107.000 plazas, más de la mitad (57.000 puestos de trabajo) concentrada en el estado de Michigan.

Por detrás se sitúa Ford, el segundo fabricante de automóviles del país, con 73.000 empleados, y luego el Grupo Chrysler, que emplea a poco más de 58.000 personas.

En ambos casos, más de la mitad de sus empleados, 38.000 en el caso de Ford y 31.000 en el de Chrysler, trabajan en Michigan.

Mientras, las empresas extranjeras de automóviles, como las japonesas Toyota, Honda y Nissan, o la surcoreana Hyundai, emplean directamente a un total de 113.000 personas.

Además, 654.000 personas laboran en la red de concesionarios que los "Tres Grandes" tienen por todo el país.

Así, General Motors cuenta con algo menos de 6.200 concesionarios en los que trabajan alrededor de 327.000 personas; Ford posee 3.854 concesionarios y 173.000 empleados, y Chrysler cuenta con 3.584 concesionarios y 154.000 contratados.

De esta forma, por cada persona que trabaja en uno de los "Tres Grandes" hay alrededor de tres personas empleadas en alguno de los concesionarios que venden los automóviles de estas empresas.

La crisis de ventas que GM, Ford y Chrysler padecen en EE.UU. desde el inicio del siglo XXI, agravada desde el año 2005, ya supuso una dramática reducción de la producción y el empleo.

Por ejemplo, GM pasó de 181.000 empleados en el 2004 a 173.000 en el 2005 y 152.000 en el 2006. Dos años después cuenta con 50.000 empleados menos.

El pasado 4 de noviembre el Center for Automotive Research (CAR, con sede en Ann Arbor, Michigan) emitió un informe sobre el impacto de la crisis del sector en el que señaló que en el peor caso la desaparición de los "Tres Grandes de Detroit" dejaría a 3 millones de personas sin trabajo.

CAR justificó estas cifras al señalar que en el 2009 los 240.000 trabajadores de GM, Ford y Chrysler se quedarían en la calle, otro millón de personas que laboran en concesionarios o son proveedores también perderían el empleo, y 1,7 millones sería despedido por la merma en las empresas secundarias.

En los dos siguientes años, aseguró el CAR, las pérdidas se reducirían a 2,4 y 1,7 millones de personas, respectivamente, por el aumento de la producción en EE.UU. de los fabricantes extranjeros.

En total, precisó el CAR, las pérdidas económicas de la pérdida de 3 millones de puestos de trabajo serían de unos 150.000 millones de dólares solo en el primer año, y de 398.200 millones de dólares en el periodo comprendido entre 2009 y 2011.

En el segundo escenario, por la desaparición de uno ó dos de los "Tres Grandes", las pérdidas de empleos sumarían 2,4 millones de personas en el 2009 y se reducirían a 1 millón para el 2011, y el detrimento económico en el primer año sería de 125.000 millones de dólares.

A pesar de lo anterior, la mayoría de expertos considera que la situación actual es insostenible, con o sin los más de 20.000 millones de dólares de ayuda que Detroit quiere recibir de las autoridades federales.

Y es que General Motors ha perdido 70.000 millones de dólares desde el 2004 y la única forma de salvar a la compañía pasa por una reestructuración aun más profunda de la que tiene en marcha.

De esta manera, los analistas señalan que el fabricante tiene que actuar en varios frentes.

El primero es la reducción de marcas (8) y vehículos que GM tiene en el mercado (55 modelos) para no multiplicar los costos.

En menor medida, Ford y Chrysler padecen los mismos problemas ya que ambas cuentan con tres marcas que reproducen modelos y compiten entre sí mismas.

En comparación, Toyota, el principal rival de GM, cuenta con tres marcas y solo 29 modelos.

La otra línea de actuación son los concesionarios, dicen los expertos, pues frente a los 6.200 de GM y los más de 3.500 que tienen por separado Ford y Chrysler, Toyota posee menos de 1.500 y vende en EE.UU. más automóviles que el segundo y el tercero.EFE

crd/mla/cpy