Quantcast

PNUD advierte que Latinoamérica va a enfrentar en 2009 "un año muy duro"

México, 19 nov (EFE).- El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió hoy de que Latinoamérica va a enfrentar en 2009 "un año muy duro", con factores, como los altos precios de alimentos y energéticos, la crisis financiera y el cambio climático, que van a afectar a sus sectores económicos clave.

La directora para América Latina y el Caribe del PNUD, la costarricense Rebeca Grynspan, aseguró en una rueda de prensa en la capital de México que va a haber "embates importantes sobre muchos de los motores de crecimiento que tenían las economías de la región".

Esos choques afectarán sobretodo al turismo, remesas, manufacturas, inversión extranjera directa y exportaciones, sostuvo Grynspan, durante el lanzamiento de la segunda edición del premio periodístico "América Latina y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)", que convocan el PNUD y la agencia de noticias Inter Press Service (IPS).

La funcionaria de la ONU subrayó que, históricamente, durante la parte baja del ciclo económico "aumenta" la desnutrición infantil, la mortalidad materna y la deserción escolar en la Latinoamérica.

Para afrontar esta situación, instó a los países desarrollados mantener su nivel de cooperación y asistencia con las naciones emergentes en medio de la crisis económica mundial.

"Hoy más que nunca tenemos que redoblar los esfuerzos con los ODM para no sólo llegar a ellos sino evitar retrocesos en la región", apuntó.

Alcanzar los Objetivos del Milenio, una serie de compromisos sociales que los miembros de Naciones Unidas prometieron cumplir para 2015, implican en Latinoamérica "sacar de la pobreza extrema a casi 50 millones de personas, liberar de la desnutrición a dos millones de niños y niñas y lograr que 13 millones de latinoamericanos completen la educación primaria", detalló Grynspan.

En este sentido, hizo "un llamado para que en estos momentos difíciles no disminuya la ayuda al desarrollo de los países que pueden otorgarla".

Sería "muy triste" que los países en desarrollo no reciban la ayuda de los desarrollados, afirmó, e insistió en que las naciones emergentes "no han tenido nada que ver con la conformación de la crisis" global.

Sin embargo, Grynspan explicó que mantener el nivel de cooperación, en un mundo con tasas de crecimiento económico a la baja, significa que "el porcentaje que los países dedican a la asistencia al desarrollo tiene que aumentar" para que "en términos absolutos la ayuda no baje".

Según expertos, "siendo realistas pareciera que la ayuda al desarrollo realmente podría bajar", indicó la funcionaria, si bien aseguró que el PNUD no tiene todavía datos que evidencien eso.

Señaló que los gobiernos deben poner en marcha o ampliar los programas que eviten la deserción escolar, la desnutrición infantil y la mortalidad materna, e impulsar políticas anticíclicas con obras de infraestructura.

No obstante, destacó que las obras públicas sólo dan empleo a los hombres, por lo que también es necesario adoptar programas laborales específicos para jóvenes y mujeres. EFE

jd/gt/pa