Quantcast

Arias recuerda al Consejo de Seguridad su función reguladora de gasto militar

Naciones Unidas, 19 nov (EFE).- El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, recordó hoy al Consejo de Seguridad de la ONU que la carta fundacional de la organización le confiere la posibilidad de aprobar planes para regular el comercio de armas en favor del desarrollo.

Arias instó a Consejo a trabajar en esta materia durante un debate abierto sobre el desarme y la seguridad colectiva convocado por Costa Rica, que este mes de noviembre ocupa su presidencia temporal.

El Nobel de la Paz de 1987, que presidió el debate, recordó al Consejo que el artículo 26 de la Carta de las Naciones Unidas encarga a este órgano la propuesta de planes para establecer un sistema de regulación de armamentos para evitar el desvío de recursos públicos a la compra de armamento.

"Esto no es un delirio de un habitante del primer país de la historia en abolir su ejército y declararle la paz al mundo. Tampoco es un anhelo de un Premio Nobel de la Paz. Es el texto que sostiene a este edificio", dijo Arias.

El debate en el Consejo de Seguridad se enmarca en los esfuerzos del Gobierno costarricense por dar un nuevo impulso en la agenda de la ONU a la reducción del gasto militar.

Arias trasladó en su intervención a los 15 miembros del Consejo de Seguridad la iniciativa conocida como el Consenso de Costa Rica, que propone a los naciones ricas aumentar la cooperación y perdonar deudas a los países en desarrollo que utilizan sus recursos en obras sociales y no en compras militares.

"Sé bien que esta organización, ni este Consejo, ni ninguno de sus miembros, pueden decidir cuántos recursos gasten los demás países en armas y soldados, pero sí pueden decidir cuánta ayuda internacional les brindan", afirmó Arias.

Mencionó que con el dinero que cuesta un avión de combate se pueden comprar 200.000 ordenadores educativos creados por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), o dar 5.000 becas de 100 dólares mensuales a jóvenes que pueden abandonar la secundaria.

Oscar Arias también aprovechó su intervención para impulsar la adopción en la Asamblea General de la ONU del Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA).

Ese tratado prohíbe explícitamente la venta de armas cuando se van a usar, o existe esa probabilidad, para violar el derecho internacional y los derechos humanos.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Panamá, Samuel Lewis Navarro, destacó la necesidad de regular el comercio de armas ligeras con el mismo celo con el que se regula la no proliferación de armas nucleares.

"Mayor preocupación debe recaer en el continuo trasiego de armas pequeñas y ligeras que alimentan la criminalidad y los conflictos armados", afirmó el canciller panameño.

La Asamblea General acordó el 31 de octubre dar inicio al proceso de negociación que conduzca en los próximos años a un Tratado de Comercio de Armas.

La iniciativa contó con un amplio apoyo entre los 192 países miembros de la ONU, aunque los grandes productores de armamento se abstuvieron o votaron en contra. EFE

jju/mmg