Quantcast

Morales pide ayuda a la OEA para aplicar la nueva Constitución

Céline Aemisegger

Washington, 19 nov (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió hoy, en su primera intervención ante la OEA, que el organismo regional "acompañe" a su país en la futura aplicación de la nueva Constitución, un proceso sobre el que se declaró "preocupado".

Morales pronunció un discurso en una sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en el que también expresó su "confianza" y "esperanza" de que mejoren las relaciones de Bolivia con el Gobierno del próximo presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La comparecencia del presidente boliviano en el Salón de las Américas del organismo fue calificada por su secretario general, José Miguel Insulza, de "gran honor", pues fue la primera vez que Morales habló en la OEA desde que asumiera el poder en 2006.

El mandatario acudió a la OEA para explicar su proyecto político y el desarrollo del proceso constituyente que vive el país, así como para agradecer al organismo su mediación en el proceso.

La intervención de Morales se produjo dos meses antes de que, el 25 de enero, se celebre en Bolivia el referéndum sobre la nueva Constitución tras un difícil periodo de enfrentamientos entre el Gobierno y la oposición, y duras negociaciones que requirieron la mediación de la comunidad internacional, de la Iglesia y de otros organismos.

El presidente boliviano confesó que "casi daría por aprobada" la nueva Carta Magna.

"No tengo mucho miedo sobre la aprobación, sí una preocupación acerca de la implementación" de la nueva Constitución, admitió.

Por ello pidió a la OEA su "acompañamiento" en este proceso, ya que la puesta en práctica del nuevo texto constitucional requerirá el desarrollo previo de unas cien leyes.

Desconociendo aún el contenido de la intervención del mandatario, Insulza, al dedicarle unas palabras introductorias a Morales, aseguró que la OEA "seguirá cooperando con Bolivia hasta la culminación (del proceso constitucional) y más allá".

Morales, por primera vez de visita oficial en Washington, no se olvidó del 'único' tema que interesa estos días a la prensa latinoamericana y estadounidense: las deterioradas relaciones entre Bolivia y EEUU y las posibilidades de mejorarlas.

En la rueda de prensa posterior a su intervención, Morales explicó que "habrá contactos" entre su Gobierno y el nuevo Ejecutivo de EEUU cuando el presidente electo, Barack Obama, haya tomado posesión de su cargo el próximo 20 de enero.

"Tengo mucha confianza en que con el nuevo Gobierno del presidente electo Obama mejoren las relaciones", no solamente con Bolivia sino también con Latinoamérica, dijo.

Durante su estancia en Washington, Morales se reunió con Richard Lugar, el republicano de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y con el demócrata Howard Berman, miembro del mismo comité pero en la Cámara de Representantes.

"Les expuse la verdad y siento que entienden que hay que cambiar esa política de imposición" de EEUU, argumentó ante los periodistas.

Los lazos diplomáticos entre ambos países se agravaron en septiembre a raíz de la expulsión mutua de sus embajadores, y se enfriaron todavía más por la suspensión de las operaciones de la DEA y la prohibición a la CIA de desarrollar sus actividades.

La respuesta de EEUU ha sido iniciar el proceso para suspender los beneficios arancelarios que concede a Bolivia ante su supuesta falta de cooperación en la lucha contra el narcotráfico.

Morales admitió que "es responsabilidad, obligación de todos los países" de luchar contra el narcotráfico.

Afirmó, no obstante, que "algunos países no tienen ninguna autoridad para certificar" la colaboración de las naciones en la lucha contra el narcotráfico, en clara referencia a EEUU, porque, dijo "ejercen una venganza política".

"Eso tiene que terminar. No es posible que un país imponga certificaciones y de paso imponga otra venganza, la de quitarnos la ATPDEA", insistió.

Morales consideró "importante" nacionalizar la lucha antinarcóticos y defendió la necesidad de "tener nuevas propuestas" en esta materia y en cuanto a la certificación, incluso por parte de la propia OEA o de su secretario general. EFE

cae/mla/vv

(con audio y foto)