Quantcast

Inversores desconfían de la eficacia de medidas tomadas para combatir crisis

Nueva York, 19 nov (EFE).- Los inversores desconfían aún de la capacidad de las medidas adoptadas por los gobiernos y los bancos centrales para hacer frente a una posible recesión mundial, por lo que aún se muestran a la defensiva en sus decisiones de inversión, según Merrill Lynch.

La entidad financiera difundió hoy los resultados de su encuesta periódica realizada en esta ocasión en la semana del 7 al 13 de noviembre entre 180 gestores de fondos de inversión de todo el mundo.

De los resultados se deduce que cuatro de cada cinco inversores cree que el mundo permanecerá en recesión durante los próximos años.

Para tratar de evitarlo, las autoridades han puesto en marcha medidas que incluyen estímulos fiscales, inyecciones masivas de capital para aumentar la liquidez y recortes de los tipos de interés.

Sin embargo, "los inversores aún no están dispuestos a dar a estas políticas el beneficio de la duda", asegura la entidad financiera en su informe.

El 40 por ciento de los encuestados, por ejemplo, considera que la política monetaria de sus regiones aún es "demasiado restrictiva".

"Los inversores siguen instalados en su mentalidad defensiva. Muchos de ellos tienen en cuenta las políticas de respuesta internacional adoptadas en las últimas semanas, pero quizá el miedo a la deflación les hace mantenerse al margen", explicó al respecto Gary Baker, experto para la zona EMEA (Europa, Oriente Medio y África) de Merrill Lynch.

En su opinión, los mercados aún tienen que hacer frente a una fuerte aversión al riesgo por parte de los inversores y a una gran volatilidad en los mercados de divisas.

Según el informe de Merrill Lynch, la mayoría de los gestores de fondos considera que la divisa japonesa está sobrevalorada por primera vez en los últimos cinco años.

"El yen sirve de barómetro internacional para medir el apetito por el riesgo. Su fortalecimiento da muestra de que los inversores siguen huyendo las apuestas arriesgadas", explicó Michael Hartnett, estratega de la entidad para mercados emergentes.

A la hora de invertir en el mercado de valores, los gestores confían más en las firmas estadounidenses que en la europeas o asiáticas, según el informe, ya que, pese al sombrío escenario internacional, creen que los resultados empresariales en EEUU serán mejores que en otros países.

Por contra, el 85 por ciento de los encuestados que centran sus actividades en Asia está convencido de que la economía china se va a debilitar en los próximos doce meses, aunque de momento las inversiones en ese país predominan respecto a otros países de la región.

"En este momento China es vista como el único país de Asia que se beneficia de las políticas de estímulo y de la caída de los precios de los carburantes", explicó Hartnett al interpretar estos datos.

En cuanto a Europa, Merrill Lynch asegura que los recortes de tipos de interés aplicados por el Banco Central Europeo y el de Inglaterra no ha conseguido aliviar el sentimiento de pesimismo que se tiene hacia la economía de la región y la evolución de sus valores.

"La zona euro está al final de la lista de las regiones donde los inversores preferirían volcar sus inversiones", asegura el informe, en el que se detalla que, pese a las medidas adoptadas, el 89 por ciento de los inversores cree que la economía de la región estará en recesión durante los próximos 12 meses.

En junio el porcentaje de inversores que compartía esa opinión era el 23 por ciento.

Además, el 58 por ciento de los encuestados cree que la política monetaria europea es demasiado restrictiva.

Mientras que en junio más de la mitad de los encuestados creía que la inflación en Europa aumentaría en los próximos doce meses, ahora el 92 por ciento prevé que bajará.

"Decididos a buscar el crecimiento, los inversores parecen estar cerrando los ojos ante el riesgo de inflación", aseguró Karen Olney, estratega de Merrill Lynch para Europa. EFE

mgl/jla