Quantcast

El Festival de Marraquech homenajea cuatro décadas de cine británico

Marraquech (Marruecos), 19 nov (EFE).- El Festival Internacional de Cine de Marraquech rinde hoy tributo a los últimos 40 años de la cinematografía británica, con una nutrida delegación de directores, actores y productores ingleses que se ha trasladado a la ciudad marroquí para la ocasión.

Entre quienes desfilarán por la alfombra roja figuran el productor y director de "Carros de fuego" (1981), Hugh Hudson; el actor Brian Cox, visto en "Zodiac" (2007); Andy Serkis, conocido por meterse en la piel de Gollum en la saga de "El Señor de los Anillos", y Christopher Lee, protagonista de los grandes clásicos de terror de la Hammer.

El Festival, tras homenajear a España en 2005, a Italia en 2006 y a Egipto en 2007, conmemora este año la "singularidad" del cine británico, que según los organizadores ha sabido "resistir la dominación de Hollywood gracias al particularismo de sus géneros" y a "grandes maestros" como Alfred Hitchcock y Ken Loach.

Para dar lustre a una jornada en la que hasta el tiempo rindió su propio homenaje a ese país -con el cielo cubierto desde primera hora de la mañana y la temperatura inusualmente baja-, se cuenta también con la presencia del director Richard Eyre, realizador de "Iris" (2001).

A Marraquech acudió también el guionista y productor Terry George, que dirigió en 2004 "Hotel Ruanda"; la directora de "Quiero ser como Beckham" (2002), Gurinder Chadha, y, entre otros, John Hurt, intérprete de "El hombre elefante" (1980), al que se pudo ver este año en el filme "Los crímenes de Oxford", del director español Álex de la Iglesia.

Pero más allá de la ceremonia de esta noche, la octava edición de este encuentro cinematográfico, que se inauguró el pasado viernes y se clausura este domingo, acompaña el tributo con la proyección de 40 películas, desde "If…" (1968), de Lindsay Anderson, hasta "El viento que agita la cebada" (2006), de Ken Loach.

Todo ello con el objetivo de ofrecer unas pinceladas significativas de una industria que, según destacó hoy en rueda de prensa el director Richard Eyre, "tiene su propia idiosincrasia y, tanto en sentido literal como figurado, se encuentra en un mundo totalmente aparte del cine estadounidense". EFE

mgr/er/msc/ibr