Quantcast

Rafael Amargo: "Me gusto más como coreógrafo que como intérprete"

Málaga, 19 nov (EFE).- El artista granadino Rafael Amargo ha asegurado hoy que se gusta más "como coreógrafo que como intérprete", y por eso le gustaría que con el tiempo lo que quedara fueran sus obras, pero actualmente "la gente quiere ver a Amargo, es un poco mitómana y quiere ver lo que ve en televisión".

"Hay muchos buenos intérpretes, niños jóvenes que bailan muy bien, pero pocos grandes coreógrafos", ha afirmado en rueda de prensa Amargo, que presenta su espectáculo "Tiempo muerto" desde mañana hasta el domingo en el Teatro Alameda de Málaga.

Para ser coreógrafo hay que "tener una visión general del escenario, que te den un lienzo en blanco y dibujar el espacio escénico, y saber mover a la gente", ha dicho.

Por ello, espera que en el futuro queden sus obras, y "que si no puedo bailarlas un día no importe y con el tiempo que mi compañía vaya por el mundo, y yo dedicarme a las cosas que me gustan, como las películas".

En este sentido, ha recordado su reciente participación en la miniserie "Marisol", en la que ha interpretado a Antonio el Bailarín, un "reto muy bonito y muy difícil", y que durante su estancia de un año en Los Ángeles ha estudiado interpretación.

También intervendrá en una película sobre Dalí en la que encarnará al artista ampurdanés en su juventud, que en su madurez será interpretado por Peter O'Toole, y que tendrá en su elenco a otros actores como Marisa Berenson.

En el flamenco, Amargo se considera "muy ortodoxo", pero cuando empieza a diseñar un espectáculo no puede "separar la persona del artista".

"Soy de la generación de 1975, me salen tintes muy contemporáneos y tengo una pelea conmigo mismo para no tirarme por los cerros de Úbeda", ha añadido el bailarín, que ha apuntado que es "flamenco, pero no gitano", y no tiene "tan arraigada esa esencia".

Al preguntársele por los puristas del flamenco, ha replicado que para él "los puristas son los que fuman puros", y ha agregado que al principio le criticaban mucho, pero "no hay mejor purista que el público, y si algo funciona, no se puede criticar".

"Con lo que muero es con un buen flamenco ortodoxo y puro, pero no puedo hacer todos los espectáculos así, porque sería un artista muerto", ha dicho Amargo, que ha subrayado que "la madre del flamenco es el cante, el baile y la guitarra".

Según el bailarín, "Tiempo muerto" es en el baloncesto "una parada para pensar cuál será la próxima gran jugada", y en su caso será el estreno en el Teatro Tívoli de Barcelona el 3 de diciembre de "Enramblao 2". EFE

jlp/ja/jmi