Quantcast

La ONU espera que la crisis no merme las aportaciones a la ayuda humanitaria

Marta Hurtado

Ginebra, 19 nov (EFE).- Las Naciones Unidas solicitaron hoy 7.000 millones de dólares a los países donantes para poder hacer frente a la ayuda humanitaria durante 2009 y mostraron su esperanza en que la actual crisis financiera no reduzca las aportaciones.

"Espero que no ocurra lo mismo que con el cambio climático, que los que pagan sus efectos son los menos responsables de sus causas", afirmó en rueda de prensa Jonh Holmes, vicesecretario general de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios y coordinador de Ayuda de Emergencia.

Con esta comparación, Holmes quiso subrayar la necesidad de evitar que las personas más pobres y desamparadas sufran directamente las consecuencias de una crisis que comenzó en los mercados financieros de los países ricos.

Dejó claro que lo que la ONU solicita es una centésima parte de lo que Estados Unidos va a invertir para salvar a sus bancos.

Para Holmes, hay dos riesgos: que los donantes aporten menos a la ayuda humanitaria o que, aunque ésta se mantenga, los países en desarrollo se empobrezcan aún más a causa de la reducción del intercambio de bienes y servicios.

Si bien quiso dar la voz de alarma, Holmes hizo hincapié en que, por el momento, no ha percibido ninguna señal que indique que los donantes pueden recortar los presupuestos humanitarios.

"Lo que expresamos aquí es el miedo a que ocurra, la realidad es que aún no ha ocurrido, y espero que no se dé", agregó.

Por todo ello, hizo un llamamiento a que los presupuestos para ayuda humanitaria se mantengan o incluso se incrementen "porque, lamentablemente, las necesidades no hacen más que aumentar, dada la crisis alimentaria y las consecuencias del cambio climático".

El propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó a los donantes, mediante un comunicado, a no recortar sus presupuestos humanitarios con la excusa de la crisis financiera.

Los 7.000 millones de dólares solicitados para 2009 se distribuirán entre los 30 millones de personas que necesitan ayuda urgente en 31 países del mundo.

El monto se dividirá en doce llamamientos para los países y regiones que afrontan las crisis más severas.

Estos son Sudán (2.189 millones de dólares), Somalia (919), República Democrática del Congo (831), Zimbabue (550), Irak y los países adyacentes (547), los Territorios Ocupados Palestinos (462), Kenia (390), Chad (389), África Occidental (361), Uganda (225), República Centroafricana (116) y Costa de Marfil (36).

"Es importante que los donantes se den cuenta de que hablamos de personas reales que sufren. Es inaudita la cobertura mediática que tienen los secuestros de barcos por piratas somalís y que no se hable de los cientos de miles de niños somalís que mueren de hambre todos los días", declaró Hilde Johnson, vicedirectora del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

También se resaltó la creciente colaboración con las organizaciones no gubernamentales, dado que 360 entidades han participado en el proceso de elaboración de los planes de ayuda.

En 2008, el 46 por ciento de los proyectos financiados pertenecían a ONG y, para el año próximo, se espera que la cifra alcance el 52 por ciento.

"Nosotros estamos más cerca de la gente que lo necesita y nos mantenemos permanentemente sobre el terreno", explicó Elisabeth Rasmusson, secretaria general del Consejo Noruego para los Refugiados.

Holmes indicó que la cantidad solicitada para 2009 es la más alta jamás pedida y representa un 40 por ciento más de lo requerido para este año.

No obstante, recordó que a finales de este año, a causa de los llamamientos extraordinarios que debieron hacerse, la cifra total solicitada para 2008 alcanzará casi los 7.000 millones de dólares, de los que sólo se obtuvo un 67 por ciento (unos 4.700 millones), por lo que 950 proyectos quedaron sin financiación. EFE

mh/acm