Quantcast

Piden 35 años al acusado de matar a hachazos a un tetrapléjico en un hospital

Lleida, 19 nov (EFE).- La fiscalía de Lleida solicita 35 años de cárcel para el acusado de matar a hachazos a su compañero de habitación -un tetrapléjico de 84 años- en el centro sociosanitario Nadal Meroles de Lleida en enero de 2008 e intentar asesinar también a otra paciente en coma.

El ministerio público pide para el procesado, José S.S., de 65 años y que camina con un andador, 15 años de prisión por un delito de tentativa de asesinato y 20 años más por un asesinato consumado, además de una indemnización de 150.000 euros para los familiares de la víctima.

El fiscal considera que el imputado asesinó a su compañero de habitación para vengarse de la dirección del centro, que había decidido darle de alta y trasladarle a otro centro de Balaguer (Lleida) debido a un comportamiento irregular del interno, que recibía visitas de menores de edad, a los que supuestamente pagaba para que le hicieran recados.

Tras varios meses de enfrentamientos con la dirección del centro sanitario por esta situación, el 11 de abril de 2007 el acusado presuntamente intentó matar a una paciente en coma vegetativo, a la que le dio dos pinchazos con unas tijeras.

Una enfermera se dio cuenta y pudo salvar a la víctima, pero el imputado, que había abandonado la habitación antes de que ésta llegase, no fue descubierto.

El segundo ataque se produjo en la noche del 15 de enero de 2008, después de que el centro le comunicase al imputado que sería trasladado a otro centro.

Según el fiscal, esa madrugada José S.S. cogió un hacha que tenía en su armario y atacó a su compañero de habitación, José Escribá.

La víctima recibió cinco hachazos en la cara, uno en el tórax y otro en un brazo y falleció pocas horas después.

Al parecer, el acusado reconoció a la enfermera que acudió a auxiliar a la víctima que había matado a su compañero para vengarse del centro por su traslado a otra residencia.

El agresor, de 65 años y que debe caminar con un andador debido a que tiene problemas de movilidad, llevaba cinco años internado en el centro. EFE

cll/ja/fl/jmi