Quantcast

Colombia intenta que Panamá le entregue al fundador de una firma intervenida

Bogotá, 19 nov (EFE).- Las autoridades colombianas gestionan con Panamá la "deportación o extradición" del empresario David Murcia Guzmán, cabeza de la sociedad DMG, que captaba millonarias sumas y fue intervenida el lunes en Bogotá, anunció hoy el fiscal general de Colombia, Mario Iguarán.

El fiscal dijo en una rueda de prensa que se trata de conseguir la entrega del colombiano Murcia Guzmán, cuya captura fue ordenada hoy por su despacho junto a la de otras seis personas a las que acusa de concierto para delinquir y lavado de activos y una de ellas por cohecho.

Iguarán señaló que los recursos con los que comenzó el negocio de Murcia Guzmán no justifican la inmensa fortuna que amasó su emporio, y acusó a la cúpula de DMG de blanqueo de activos, incremento patrimonial injustificado e irregularidades contables.

"Hemos realizado una sólida estructura del caso para defender ante los jueces nuestras afirmaciones. Vamos a demostrar que el origen y manejo de algunos recursos era injustificado, era ilegal", manifestó Iguarán.

La fortuna la lograron "con recursos de origen ilícito y han procurado aparentar con legalidad el origen de esos recursos", subrayó el fiscal general.

DMG, una firma que captó miles de clientes con la venta de tarjetas prepago para comprar productos y servicios electrodomésticos, fue intervenida después de que el gobierno colombiano decretara el lunes el estado de emergencia social.

Esta situación se declaró para controlar la quiebra de las llamadas "pirámides" financieras, que recibían dinero al ofrecer la devolución del triple a cambio de conseguir más clientes.

El fiscal indicó que las órdenes de captura se basaron en pruebas de que DMG tenía una doble contabilidad y falta de claridad en el origen de los recursos, y confirmó que dos de los acusados fueron arrestados en Bogotá.

"Seguimos trabajando con las distintas autoridades, incluso autoridades judiciales y de policía del más alto nivel de Panamá, para hacer efectivas las capturas de las otras personas", declaró el fiscal general.

Añadió que se pretende lograr la comparecencia de los acusados ante la justicia colombiana "bien sea a través de mecanismos como la deportación o la extradición".

El fiscal afirmó que, tras "una investigación paciente pero eficiente", se estableció que los responsables de DMG "realizaron acciones y operaciones encaminadas para dar apariencia de legalidad y ocultar el origen de unos activos y de unos beneficios".

Explicó que la investigación comenzó hace 14 meses cuando se decomisaron más de 3 millones de dólares en la región del Putumayo, la que tiene mayores cultivos de coca en Colombia.

Los directivos y abogados de DMG afirmaron el martes en una rueda de prensa en Bogotá que esa firma estaba expandiendo su "modelo de negocios" a otros países vecinos de Colombia y que había negociado por tres millones de dólares la franquicia para establecerse en Panamá. EFE

gta/mmg