Quantcast

El universo artístico de Helena Almeida en 100 imágenes,algunas nunca vistas

Madrid, 19 nov (EFE).- Más de un centenar de fotografías de la artista portuguesa Helena Almeida, algunas nunca mostradas, junto a 29 dibujos y el vídeo "Experiencia do lugar" componen la exposición "Tela rosa para vestir" que presenta desde hoy la Fundación Telefónica.

A inaugurarla acudió la propia artista (Lisboa 1934) junto con Francisco Serrano, director de la Fundación que posee una importante colección fotográfica y que ha organizado esta exposición en el marco de la VI Mostra Portuguesa.

El título alude a la primera obra fotográfica (1969) de Almeida, una de las artistas más importantes del actual panorama portugués, que fue Premio PhotoEspaña 2003 "por traspasar las fronteras del arte y convertir en uno sólo todos los géneros artísticos".

"Tela rosa para vestir" constituye el punto de partida de la muestra que, comisariada por la portuguesa Isabel de Carlos, se podrá ver en las salas que la Fundación posee en la Gran Vía de Madrid hasta el 18 de febrero.

Su contenido permite acercarse al universo artístico de esta portuguesa que en los años 80 empezó a retratar su cuerpo en obras de gran tamaño, como "Negro exterior" (1981) o "Espacio Denso" (1982).

Almeida parte de su cuerpo como único soporte y vehículo de comunicación. "Mi obra es mi cuerpo, mi cuerpo es mi obra", explica, más allá del autoretrato.

Vídeo, escultura, pintura y dibujos confluyen en su particular lenguaje para escenificarse en facetas: como autora, como mujer, o en sus dudas personales ante la vida.

Al tomarse a sí misma como imagen, Almeida habla de la distancia entre el modelo y lo que está representando, con ella colocada como artista en el espacio real y al espectador en el espacio virtual.

Hija del escultor Leopoldo de Almeida, madre y mujer de artistas, Helena Almeida empezó su formación en la Pintura, licenciándose en la Escuela Superior de Bellas Artes, y en su país expone sus creaciones con regularidad desde hace casi medio siglo.

Su recorrido internacional empezó a finales de los años 70 con exposiciones individuales en Berna, Basilea, París y Bruselas. En sus últimos trabajos, la artista sigue realizando obras de gran dimensión para plantear una reflexión sobre el espacio que la rodea.

El año 2004 fue fundamental para su reconocimiento, ya que su obra se mostró en la bienal de Sydney y en Nueva York.

En España, la Junta de Extremadura le otorgó en 2008 el premio a la "Mejor Trayectoria Artística de Autor Iberoamericano".EFE

gp/jrr