Quantcast

Lugo releva al máximo jefe militar en la segunda remodelación de las FFAA

Asunción, 19 nov (EFE).- El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, relevó hoy al comandante de las Fuerzas Militares, general Bernardino Soto Estigarribia, en una remodelación que abarcará a una decena de altos mandos del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada.

Lugo nombró para el cargo al contralmirante Cíbar Benítez Cáceres, quien ejercía la jefatura de la Armada, en un acto realizado en la Academia Militar, en Capiatá, a 25 kilómetros de Asunción.

Soto había sido designado hace dos años por el entonces presidente Nicanor Duarte, de quien fue edecán, y era el único oficial que mantuvo el cargo en la remodelación ordenada por Lugo una semana después de asumir la Presidencia, el 15 de agosto pasado.

"Al contraalmirante Cíbar Benítez Cáceres le deseo éxito, que sus comandados le acompañen y que sus decisiones estén siempre adaptadas en el análisis crítico y la institucionalidad", dijo Lugo en su alocución ante los altos mandos militares.

Lugo fue obispo de la diócesis de San Pedro (centro), la región más pobre del país, y volvió al estado laical tras hacer historia en los comicios de abril pasado al derrotar en las elecciones presidenciales al Partido Colorado, que llevaba 61 años en el poder.

"Nosotros siempre decimos en la iglesia que es difícil reemplazar a alguien que con su testimonio, con su ejemplo, ha dado muestras de servicio", aseveró el mandatario, quien instó a los jefes militares a observar "la disciplina, la ética" y la dedicación al trabajo.

"Que el Dios de los ejércitos, el Dios presente en nuestra religiosidad personal (…), que el Dios trinitario, Padre, Hijo y Espíritu Santo, sea la fortaleza en nuestras debilidades", dijo el gobernante.

Fuentes castrenses explicaron que la designación de Benítez como máximo jefe militar deberá obligar al relevo o pase a retiro de al menos una decena de oficiales más antiguos que él, entre ellos los comandantes del Ejército, Catalino Roy Ortiz, y de la Fuerza Aérea, Roberto Marecos.

El nuevo comandante de las Fuerzas Militares ocupaba el número trece en el escalafón por antigüedad. Entre los doce mandos de mayor trayectoria figura también el obispo Ricardo Valenzuela, capellán de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, según las mismas fuentes.

Soto, hermano del dirigente del ahora opositor Partido Colorado Mario Soto Estigarribia, dijo a periodistas que se acogerá al retiro "sin resentimiento contra nadie" y rechazó que su destitución estuviera vinculada con supuestas divergencias con el ministro de Defensa, Luis Bareiro Spaini.

"Él está en una función administrativa y yo en una función operativa. Fue un relacionamiento de ministro a comandante", afirmó Soto en alusión al ministro de Defensa, un general retirado que no integra la cadena de mando y fue nombrado por Lugo. EFE

lb/rg/vv

(con fotografías)