Quantcast

El PIB cae por primera vez en 15 años y sitúa a España al borde la recesión

Madrid, 19 nov (EFE).- La economía española se encuentra al borde de la recesión, después de que el Producto Interior Bruto (PIB) cayese, por primera vez en quince años, el 0,2 por ciento entre julio y septiembre, lo que llevó el crecimiento interanual de la economía al 0,9 por ciento, la mitad que en el segundo trimestre.

Además, entre julio y septiembre se produjo la primera destrucción de empleo en tasa interanual en catorce años (del 0,8%) lo que se tradujo en la pérdida de 145.700 empleos a tiempo completo, según los datos de Contabilidad Nacional difundidos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El crecimiento interanual del 0,9% de la economía es consecuencia directa del frenazo de la demanda interna, que sólo creció el 0,1% frente al 1,5% correspondiente al segundo trimestre, y de la aportación de 0,8 puntos del sector exterior, que sumó al PIB 0,5 puntos más que entre abril y junio.

Según la mayoría de las previsiones, la situación de debilidad de la economía española se repetirá o incluso empeorará en los próximos trimestres hasta al menos la mitad de 2009.

Así, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, consideró que las previsiones macroeconómicas sobre las que el Gobierno ha elaborado los presupuestos de próximo año, que prevén un alza del PIB del 1,6% este año y del 1% el que viene "han quedado desfasadas".

En su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Senado, calculó que en menos de un año se va a pasar de un superávit del 2% del PIB a un déficit que podría aproximarse al 3% este año.

A su juicio, la contracción de la economía en el tercer trimestre es "probablemente" el escenario de la segunda mitad de año y del que viene.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró en el Congreso que "para combatir la recesión es conveniente hacer una acción coordinada, como haremos en Europa el próximo mes de diciembre y tendremos oportunidad de debatir en esta Cámara".

La evolución del PIB en el tercer trimestre indica que la economía española "continua mostrando un perfil desacelerado, que se prolonga por sexto trimestre consecutivo", apunta el INE.

Así, el decrecimiento registrado entre julio y septiembre supone el primer registro intertrimestral negativo de la economía española desde el segundo trimestre de 1993, en el que el PIB cayó el 0,3%.

También hay que remontarse a 1993 para encontrar el primer decrecimiento interanual de la economía, que fue en el cuarto trimestre y de tres décimas. Además, desde ese año no se ha registrado un avance interanual tan bajo como el del tercer trimestre.

El frenazo de la demanda nacional del tercer trimestre se debe a la contracción de la inversión (el 3,2%, tres puntos más que en el segundo) por la desfavorable evolución de la destinada a bienes de equipo (que cae por primera vez, el 0,6%, frente al avance del 2,2% del segundo) y de la destinada a edificación en viviendas (que se contrae el 6,4%, 4,1 puntos más), mientras que la de otros productos aumenta el 3,5%, dos décimas menos.

El gasto en consumo final de los hogares también modera paulatinamente su crecimiento, hasta el 0,1%, un punto menos, mientras que, por el contrario, el de las Administraciones Públicas se acelera un punto hasta el 5,9%.

Respecto a la demanda exterior en el tercer trimestre destaca la moderación en el avance de las exportaciones, que crecen sólo el 1,5% frente al 4,2% del segundo trimestre, y a la contracción de las importaciones, del 1,1%, en consonancia con el débil ritmo de avance de la demanda nacional.

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, afirmó que la economía española tendrá una evolución "relativamente" débil hasta mediados de 2009, para experimentar "cierta" recuperación a finales, una previsión, según él, que cuenta con un "razonable" margen de error.

CCOO pidió que la economía española se dirija "hacia un modelo productivo más diversificado y con mayor productividad", mientras que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, urgió al Gobierno a "inyectar seguridad" a las familias españolas con nuevas medidas de protección a los parados y de impulso al sector industrial. EFE

mbg/cs