Quantcast

La labor del CAC es impecable a pesar de las "presiones", según su presidente

Bacelona, 19 nov (EFE).- El presidente del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), Josep Maria Carbonell, ha asegurado hoy que la labor de este organismo en la adjudicación de frecuencias de radio ha sido "impecable", a pesar de "las presiones, insultos y amenazas" que han recibido algunos de los consejeros.

Carbonell ha hecho estas declaraciones ante la comisión de Política Cultural del Parlament, donde ha comparecido por voluntad propia para responder a las críticas que a ha recibido el CAC tras la concesión de 83 emisoras de radio en Cataluña.

Los representantes del PPC y de Ciudadanos en esta comisión han criticado que "la Cadena COPE y Punto Radio" se hayan quedado fuera del espectro radiofónico catalán y han asegurado que esta decisión va en detrimento de la "pluralidad" de los medios de comunicación.

El presidente del CAC ha respondido que este organismo renovó sus frecuencias a la COPE el pasado mes de mayo, y que las 83 frecuencias adjudicadas este mes son "frecuencias nuevas", que no tenían titular.

Por lo tanto, Carbonell ha aclarado que el CAC "no ha acallado la voz de nadie" y que estas acusaciones sólo pueden venir "del desconocimiento o de la mala intención".

Asimismo, el presidente del CAC ha insistido en que este organismo ha actuado con "independencia y transparencia", a pesar de que los miembros del consejo han recibido "insultos y amenazas".

En este punto, el consejero del CAC propuesto por el PPC, Fernando Rodríguez Madero, ha asegurado que ha recibido "insultos" por "no haber seguido las indicaciones del PP", que le pidieron que "votara en contra las adjudicaciones de radio".

"Los partidos políticos se han quejado de que los consejeros propuestos por ellos les han fallado -según Carbonell-, pero no tienen en cuenta que fueron elegidos para actuar con independencia".

Carbonell ha añadido que, además de las presiones que han recibido los miembros del CAC, el edificio que alberga la sede del organismo "ha recibido ataques" y en la sala de plenos donde debía debatirse la concesión de frecuencias encontraron micrófonos.

El presidente del Consejo ha aclarado que el CAC ha tenido que analizar 1.279 solicitudes que concursaban para conseguir alguna de las 83 frecuencias disponibles.

Como consecuencia, "muchas solicitudes han sido denegadas" y "muchas personas se han sentido perjudicadas", según Carbonell, que ha pedido que el CAC sea "juzgado por lo que ha hecho" y no "por las conjeturas interesadas y las inexactitudes lanzadas en la arena política y la arena mediática, dos terrenos cada vez más difíciles de desligar".

Carbonell ha animado a todos aquellos que tengan alguna queja sobre las concesiones de frecuencias de radio a que lleven el tema ante los tribunales.

En este sentido, la representante en la comisión del grupo de CiU ha dicho que "respeta la decisión del CAC", pero se reserva el derecho a "pedir responsabilidades" si algún tribunal falla en contra del CAC.

Durante su comparecencia, el presidente del CAC ha explicado los antecedentes de esta concesión de frecuencia que han provocado, en parte, la polémica.

Según ha aclarado, las 83 frecuencias concedidas por el CAC estaban siendo explotadas desde hace cinco años por diferentes empresas radiofónicas que no disponían de licencia.

En consecuencia, "no eran titulares de la concesión, y ahora no pueden decir que nadie les ha arrebatado nada". EFE

rod/rq/jmi