Quantcast

Eguren: "Hélder no me ha llamado pero tampoco lo veo necesario"

Villarreal (Castellón), 19 nov (EFE).- El centrocampista uruguayo del Villarreal Sebastián Eguren, que sufrió un traumatismo craneoencefálico frente al Málaga por un fuerte golpe en la cabeza del defensa portugués del conjunto andaluz Hélder Rosario, aseguró que no veía necesaria una llamada de disculpa.

"Estoy bien y recuperado, tan sólo debo tener un poco más de precaución por la zona donde recibí los puntos y respecto a lo de la llamada, Hélder no me ha llamado pero tampoco creo que estuviera obligado a hacerlo. No es algo que vea necesario ya que son lances del fútbol y nada más", apuntó el futbolista.

"Si todo va bien podré jugar este sábado. Lo único es que tengo que cuidar un poco la zona de la oreja -recibió 14 puntos de sutura- y jugar con alguna protección aunque si no me veo al cien por cien preferiría que jugara otro compañero. Pero me encuentro bien", agregó.

Además, Eguren habló sobre la situación arbitral en España y se mostró sorprendido por la presión a la que están sometidos los colegiados. "No entiendo del fútbol español la crispación y el mal ambiente que se genera siempre con los árbitros. Hay un ambiente extraño antes y durante los partidos, que hace que lleguen siempre muy presionados", explicó.

"Veo un ambiente rarísimo, todo el mundo protesta y siempre está llorando y eso hace que los partidos no se puedan afrontar con normalidad. Lo normal es que los árbitros se equivoquen, que nosotros nos equivoquemos y que lo aceptemos como normal en vez de buscar excusas. Forma parte del fútbol y a quien no le guste debería jugar a la 'Play Station'", añadió.

Asimismo, el futbolista suramericano resaltó que los equipos que juegan contra un grande, al siguiente partido "suelen ir de víctima" y que a ellos "siempre" les tocan "los equipos que se sienten agraviados y el partido ya está condicionado".

"Sin ir más lejos, el otro día jugábamos un partido de la que dicen es la mejor Liga del mundo y el campo estaba horroroso y con una presión contra los árbitros ya incluso antes de empezar y eso creo que no favorece ni al juego ni al fútbol", concluyó. EFE

jm mc/nam