Quantcast

Los jueces ven difícil mantener abierto el caso en los juzgados territoriales

Valencia/Madrid, 19 nov (EFE).- Los presidentes de varios Tribunales Superiores de Justicia han coincidido hoy en que resulta difícil mantener abierta la causa en la que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón investigaba las desapariciones en la Guerra Civil y durante el franquismo "si los autores están muertos".

Así se han pronunciado los de los TSJ de la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña y Aragón tras asistir en Valencia a la inauguración de unas jornadas sobre Justicia y Comunicación organizadas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Preguntado por la decisión de Garzón de inhibirse de la causa en la que investiga dichas desapariciones a favor de los juzgados territoriales en los que se encuentren las fosas que mandó abrir al declarase competente para instruir este procedimiento, el presidente del TSJCV, Juan Luis de la Rúa, ha dicho que los jueces se van a encontrar con la misma problemática que tenía el primer magistrado.

De la Rúa ha recordado que el juez instructor está para investigar la comisión de un hecho delictivo imputable a una determinada persona y no para investigar "genéricamente".

"Nosotros tenemos que partir de unos hechos que se nos dan y comprobar si existen personas responsables", ha señalado el presidente del TSJCV, que ha añadido que "cuando tienes un delito y resulta que el presunto responsable ha muerto, inmediatamente archivas".

Por su parte, el presidente del TSJ de Castilla y León, Cesar Tolosa, ha asegurado que, con su resolución, Garzón "está quizá reconociendo el error padecido al incoar un procedimiento que nunca debió de incoarse".

Tolosa ha destacado que "si la responsabilidad penal se extingue con la muerte de las personas, ya sabíamos que no era el proceso penal el medio más indicado para llevar a cabo una investigación de esta naturaleza, que quizá debe de ventilarse en el ámbito político o en el ámbito administrativo, pero nunca en el ámbito judicial".

Sobre este asunto también se ha pronunciado la presidenta del TSJ de Cataluña, María Eugenia Alegret, que ha afirmado que "si los autores están muertos para Madrid, también lo estarán para Barcelona, Tarragona o Lleida".

Por su parte, el presidente del TSJ de Aragón, Fernando Zubidi, ha dicho que el juez "lo primero que tiene que valorar es si los hechos que se denuncian son delictivos y si la persona a la que se le imputa se le puede exigir una responsabilidad, pero si a la persona a la que se le imputa está notoriamente fallecida no parece que tenga mucho sentido esa apertura de causa".

Mientras tanto, el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Dívar, ha dicho en Madrid que no cree que la intención de Garzón haya sido "abrir heridas del pasado", sino "tal vez" reparar a algunas personas que se sentían dolidas.

Tras inaugurar hoy la IV Semana de Puertas Abiertas del Tribunal Supremo, Dívar no ha querido aventurar cuál será la postura que adopten los tribunales territoriales tras la decisión de Garzón y ha insistido en que "a lo mejor puede haber una resolución todavía de carácter superior", por lo que hay que ser prudentes a la hora de opinar sobre "cuestiones que no están decididas absolutamente".

"Todo está 'sub iudice' y todavía en trámite", ha concluido. EFE

cr.slp/pv