Quantcast

Mazda entregará a sus clientes estafados en Barcelona los coches comprados

Barcelona, 19 nov (EFE).- Los clientes de Mazda víctimas de una presunta estafa en Barcelona recibirán en un plazo de entre dos semanas y tres meses los vehículos que habían adquirido en dos concesionarios que han cerrado de improviso, al aceptar la firma automovilística asumir el coste económico del posible delito.

Tras trascender que tres concesionarios que comercializaban coches de Mazda y Ford han cerrado dejando a unas 150 personas sin el coche que habían pagado, Mazda España ha decidido hacer entrega del automóvil a sus clientes pese a que no ha recibido ningún dinero de los concesionarios que habrían cometido la estafa.

La directora de comunicación de Mazda España, Natalia García, ha confirmado hoy a Efe que las víctimas de la estafa que ya se han puesto en contacto con la firma tardarán dos semanas en recibir el vehículo si éste está en 'stock'.

En otros casos, este plazo puede alargarse hasta tres meses, aunque Mazda ha garantizado que todos los clientes tendrán su coche ya que la empresa ha decidido "salvaguardar la confianza" que éste ha depositado en la empresa pese a no tener obligación legal de responder por la presunta estafa.

De momento, Mazda calcula que unas 40 personas habrían pagado ya totalmente el vehículo en los concesionarios afectados, mientras que un número más o menos similar habría dado una paga y señal.

En paralelo, la firma ha iniciado las actuaciones jurídicas que cree pertinentes para intentar recuperar el dinero estafado.

Los afectados son los clientes de los concesionarios Viacar, Vancar y Almeda Motors de Barcelona y de Cornellà de Llobregat, que comercializaban vehículos de las marcas Ford y Mazda.

Los concesionarios, que cerraron sus puertas el pasado 14 por la tarde, han presentado concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) y los afectados no pueden contactar con los responsables del negocio.

Por su parte, los Mossos d'Esquadra ya han recibido una veintena de denuncias por presunta estafa de afectados, por lo que han abierto una investigación para determinar si se trata de una estafa o se trata de un caso de quiebra económica. EFE

mje/rq/ero