Quantcast

Aplazado el juicio civil por el accidente del Yak-42

Zaragoza, 19 nov (EFE).- El juicio civil por el accidente del Yak-42 en Turquía, que debía repetirse la próxima semana, ha sido aplazado sin nueva fecha por quedar pendiente la recepción de algunas pruebas, de acuerdo con un auto del Juzgado de Primera Instancia Número 2 de Zaragoza.

En el auto, la jueza Amalia Sanz admite la petición de suspensión cursada por la compañía Chapman Freeborn -la contratista del avión en el que murieron 62 militares españoles cuando volvían de Afganistán en un accidente ocurrido en Turquía el 26 de mayo de 2003- al reconocer que todavía quedan algunas pruebas por llegar.

La jueza advierte de que "no sólo faltan por cumplimentar las comisiones rogatorias solicitadas como prueba, sino que tampoco constan citados gran parte de los testigos", con lo que entiende que debe accederse a la petición de suspensión para no vulnerar los derechos de la defensa.

Asimismo, afirma que con la suspensión no se conculca el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, puesto que, "aunque se celebrase el juicio en fecha señalada y se acordase la práctica de las pruebas como diligencia final, no podría dictarse sentencia hasta transcurridos varios meses y la dilación se produciría igualmente".

La jueza añade que "la especial complejidad de este pleito precisa de gran planificación en su organización y la necesidad de que las defensas tengan a su disposición las pruebas con la antelación suficiente, con el fin de preparar los interrogatorios de partes y testigos".

El nuevo juicio civil por el accidente del Yak-42 en Turquía debía celebrarse la próxima semana en el Paraninfo de Zaragoza.

En el primer juicio civil por este caso, celebrado en enero de 2006, el juez Ángel Dolado, quien luego fue recusado por "falta de imparcialidad", condenó a Chapman y a las otras dos compañías implicadas, Ukranian Mediterranean Airlines (UM Air)y Busin Joint-Stock, a pagar una indemnización global de más de 10 millones de euros a los familiares, que éstos consideraron que estaban muy lejos de lo que pedían.

Por ello, presentaron recursos de apelación, al igual que las empresas condenadas, ante la Audiencia Provincial de Zaragoza, que decidió anular las actuaciones realizadas en el juicio contra la empresa Chapman Freeborn, al considerar que no se emplazó correctamente a la contratista del avión. EFE

gv/mrl/ero