Quantcast

Caso karateka: indemnizan a una niña por la muerte de su hermana no nacida

Toledo, 19 nov (EFE).- La Audiencia de Ciudad Real ha ordenado indemnizar a una niña de cuatro años con 70.000 euros por el fallecimiento "de la que habría de ser su hermana", que resultó muerta cuando el padre de ambas asesinó a la madre, que estaba embarazada de casi siete meses.

El tribunal fija la indemnización en la sentencia en la que condena a 47 años y cinco meses de prisión a Ramón Luis S.G., conocido como "el karateca de Argamasilla de Alba", por los asesinatos a golpes de su esposa y de su sobrina de cuatro años en esta localidad ciudadrealeña el 30 de julio de 2006.

En la resolución, la sala explica que aunque el criterio para establecer la cuantía de las indemnizaciones es seguir el baremo que establece la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos de Motor, en este caso existe "un plus de daño y perjuicio, personal y moral" que también debe ser tenido en cuenta.

"Las especiales circunstancias de sufrimiento en que se desenvuelven los hechos obligan a tener en cuenta parámetros complementarios a aquellos en que se basa el citado baremo, máxime cuando a la entidad del daño moral que necesariamente sufren los perjudicados se añade el dato de que el autor de los hechos es su otro progenitor", señala el tribunal.

Según el relato de hechos probados, el acusado primero mató a su sobrina, que había pasado la noche en su casa, golpeándola de forma reiterada en todas las partes de la cabeza y, posteriormente, aplastándola con su cuerpo y estrangulándola, empleando tal violencia que el hígado de la niña llegó a estallar y varios músculos del cuello resultaron rotos.

En cuanto a la muerte de su esposa, se considera probado que la atacó con el ánimo de matarla a ella y a la hija que esperaba, para lo cual le propinó golpes en todas las partes de la cara, incluso cuando ella había caído al suelo, donde la agarró por el cuello hasta causarle la muerte.

La hija superviviente será indemnizada con 150.000 euros por la muerte de su madre y con otros 70.000 por la del feto.

También recibirán 120.000 euros los padres de la sobrina asesinada, mientras que a la abuela de ésta -madre también de la mujer muerta- se le otorga una indemnización de 30.000 euros "por los daños morales derivados del fallecimiento de sus familiares". EFE

rb-jav/ero