Quantcast

Piratas capturan un carguero griego en el golfo de Adén

Nairobi, 19 nov (EFE).- Piratas somalís capturaron ayer un barco griego en aguas del golfo de Adén, el tercero que secuestraban en un sólo día, tras un pesquero de Tailandia y un carguero de Hong Kong, informó hoy a Efe Andrew Mwangura, director del Programa de Asistencia Marítima (PAM), con sede en el puerto keniano de Mombasa.

"De este último barco todavía se sabe muy poco. No tenemos idea de cuánta gente va a bordo ni del nombre de la embarcación", agregó Mwangura, quien recordó que en el carguero de Hong Kong, operado por una compañía iraní, había 25 marineros y en el pesquero, con bandera de Kiribati, otros 16 tripulantes.

Estos tres barcos fueron capturados por los piratas tras secuestrar el pasado sábado al superpetrolero saudí "Sirius Star", en aguas del el océano Índico, 430 millas (unos 800 kilómetros) al sureste de Mombasa.

Según Mwanguara, el superpetrolero está desde ayer fondeado a cinco millas de la costa de Eyl, en la región de Puntlandia, en el noreste de Somalia, unas 900 millas al norte del lugar donde se produjo el abordaje y donde los piratas tienen sus refugios.

El superpetrolero, de 330 metros de eslora y un peso muerto de más de 300.000 toneladas, tiene 25 tripulantes, entre ellos británicos, croatas, polacos, filipinos y saudíes, que Mwangura afirmó que "se encuentran en buen estado" de salud.

Con este buque, son 18 los que están en manos de piratas somalís en este momento, con más de 300 marineros, unos 130 de ellos filipinos, según datos de la Oficina Marítima Internacional (OMI).

Los piratas somalís utilizan lanchas rápidas para acercarse a los barcos y abordarlos, tras lo cual amenazan a los tripulantes con sus armas y se hacen con el control de los buques.

Además, cuentan con cómplices en tierra que utilizan equipos de alta tecnología para captar comunicaciones y hacer el seguimiento de los buques, para evitar ataques de los barcos de las armadas de varios países que intentan evitar sus acciones en las costas de Somalia y en el golfo de Adén.

La capacidad y distancia de actuación de los piratas somalís se ha ampliado en gran medida, como demuestra el secuestro del "Sirius Star", el enorme petrolero que abordaron a unas 900 millas náuticas (unos 1.700 kilómetros) de Eyl, en la región de Puntlandia, en el norte de Somalia, donde lo llevaron posteriormente. EFE

pa/cho/mr