Quantcast

Uribe asume de nuevo su responsabilidad en auge de "pirámides"

Bogotá, 18 nov (EFE).- El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, asumió hoy de nuevo su responsabilidad en el auge de las "pirámides", firmas ilegales de captación de dinero cuyo desplome obligó al Gobierno a declarar el país en situación de emergencia social.

"Me imputo la primera culpa", expresó Uribe durante una alocución por cadena de radio y televisión, en la que el jefe del Estado y otros cargos del Ejecutivo y el Estado explicaron las medidas adoptadas ayer lunes, en virtud del estado de emergencia.

El mandatario admitió que pudo más el temor de que le dijeran que estaba violando la autonomía de la Superintendencia Financiera con una eventual intervención suya para poner freno a las "pirámides".

"Reconozco que debí ejercer una presión más tempranamente", afirmó Uribe, para observar que, en este caso, hubo dificultades jurídicas para adoptar medidas contra la captación ilegal de dinero.

El presidente dijo que, entre ellas, estaba el hecho de que "todos los días se han inventado modalidades más sofisticadas detrás de las cuales se esconde la captación masiva de dinero".

"Asumo la responsabilidad (…). El presidente debió romper ese pudor (…) y se quedó a la espera de las decisiones o sugerencias de la Superintendencia Financiera", reiteró Uribe.

El jefe del Estado compareció ante el país un día después de que recurriera al estado constitucional de la emergencia social por un mes para intervenir las "pirámides", entidades que sólo en los tres últimos años pudieron captar más de 800 millones de dólares (632 millones de euros), según los cálculos del Gobierno.

Entre las medidas adoptadas, hay una que establece como no excarcelable el delito de captación ilegal de dinero, aunque también favorece con la no privación de la libertad al captador que devuelva las sumas que haya recaudado.

Uribe dijo que el Gobierno recurrió a la situación de emergencia para impedir la propagación de esta "perturbación social" que se derivo de la quiebra de "pirámides" y la desaparición de sus promotores, y que se le devuelva el dinero a la gente afectada.

"Queremos erradicar esa permisividad con la cultura mafiosa, con la idea del dinero fácil", afirmó el presidente, que compareció junto a los ministros de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, y del Interior y de Justicia, Fabio Valencia; el superintendente financiero, Roberto Borrás, y el fiscal general, Mario Iguarán. EFE

jgh/may