Quantcast

Holder, un respetado veterano para el Departamento de Justicia de EE.UU.

Macarena Vidal

Washington, 18 nov (EFE).- El candidato para ocupar la Secretaría de Justicia de EEUU, Eric Holder, es un veterano de los tribunales y de la política que ha sabido ganarse el respeto de demócratas y republicanos y ha defendido casos tan polémicos como el de Chiquita.

Según se filtró hoy, Obama ha ofrecido el puesto a Holden y el abogado, de 57 años y un estrecho colaborador del presidente electo, lo ha aceptado.

La selección, sin embargo, no se ha anunciado de manera oficial a la espera de que Holder se someta al proceso formal de evaluación por parte del equipo de transición de Obama, que al parecer también prefiere esperar a anunciar primero los nombres al frente de la Secretaría de Estado y el Tesoro.

De confirmarse el nombramiento, Holder, que ya ocupó durante el mandato de Bill Clinton el cargo de "número dos" del Departamento, sería el primer secretario de Justicia negro en EEUU.

Holder es uno de los asesores más próximos al presidente electo y, junto con Caroline Kennedy, encabezó el equipo para seleccionar al candidato a la vicepresidencia que acompañase a Obama en la campaña por la Casa Blanca.

Natural de Nueva York, y graduado en la Universidad de Columbia, Holder trabajó durante muchos años como fiscal federal, una labor en la que se labró una reputación de adalid contra la corrupción en el sector público.

Bill Clinton lo nombró abogado del Estado para el distrito de Columbia y en 1997 se convirtió en el subsecretario de Justicia bajo el mandato de Janet Reno al frente de ese departamento.

Considerado un centrista en la mayoría de los casos, supo ganarse el respeto tanto de los demócratas como de los republicanos por su profesionalismo en el Departamento de Justicia.

Sin embargo, fue criticado después de que Clinton, en los últimos días de su mandato, amnistiara al empresario fugitivo Marc Rich, al no haber planteado ante la Casa Blanca las objeciones de algunos funcionarios del Departamento de Justicia por perdonar a alguien que había huido del país.

Posteriormente, Holden, que entonces se declaró "indiferente", aunque "tirando a favor del indulto", reconoció que la decisión se tomó a toda prisa y debía haberla sopesado mejor.

El propio abogado expresó sus reservas a la hora de aceptar el puesto en la Administración Obama por temor a que su papel en aquel caso volviera a relucir en su proceso de confirmación en el Senado para el cargo.

Sin embargo, tras revisar las pruebas de aquel caso, el equipo de Obama concluyó que es improbable que éste vaya a representar un problema en las audiencias de confirmación ante el Senado.

Tras la llegada de George W. Bush a la Casa Blanca en el 2001, Holder actuó como secretario de Justicia en funciones hasta la confirmación en el cargo de John Ashcroft.

Desde entonces, el abogado ha trabajado para el bufete "Covington and Burling" de Washington.

Como parte de su trabajo en este bufete, en el 2004 contribuyó a negociar un acuerdo con el Departamento de Justicia en nombre del grupo alimentario Chiquita Brands, en el caso sobre los pagos de esa empresa al grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Dentro de ese acuerdo, Chiquita acordó pagar una multa de 25 millones de dólares.

El año pasado, Holder, casado y con tres hijos, se incorporó a la campaña de Obama como asesor legal. EFE

mv/pgp/jrh/tg