Quantcast

ONU trata de aprovechar alto el fuego para estabilizar situación en Congo

Naciones Unidas, 18 nov (EFE).- El enviado especial de la ONU para la República Democrática del Congo, Allan Doss, dijo hoy que el organismo internacional tratará de aprovechar el nuevo alto el fuego declarado por los rebeldes para estabilizar el conflicto que afecta el este de ese país.

Doss aseguró en una teleconferencia desde Kinshasa que las gestiones realizadas en los últimos días por el mediador de Naciones Unidas, el ex presidente de Nigeria Olusegun Obasanjo, para evitar la profundización de la violencia "han tomado impulso".

El rebelde Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) anunció hoy que retirará a sus efectivos de dos frentes en la provincia de Kivu Norte a fin de que las tropas de la ONU puedan ocupar las zonas.

El líder CNDP, Laurent Nkunda, se comprometió el pasado 16 de noviembre tras reunirse con Obasanjo a respetar el alto el fuego y a apoyar el proceso de paz que iniciará Naciones Unidas.

Después de su encuentro con el general insurrecto, el ex gobernante nigeriano viajó a la capital de Uganda, Kampala, para continuar su ronda de contactos con los países vecinos de la RDC.

Doss dijo que el responsable militar de la Misión de Paz de Naciones Unidas en el Congo (MONUC), el general ghanés Babacar Gaye, se encuentra en el este del país para celebrar conversaciones con los rebeldes y el Ejército congoleño de cara a la creación de zonas de separación entre los combatientes.

"Tratamos de aprovechar la dinámica creada por Obasanjo en los últimos dos o tres días para estabilizar la situación", aseguró.

Naciones Unidas espera que estas zonas de separación eviten nuevos enfrentamientos y permitan el retorno de parte de los 250.000 refugiados causados por este nuevo episodio de violencia en esa región africana.

El enviado de la ONU deseó que las partes mantengan el alto el fuego, se abra un proceso de negociación y se dé tiempo para que lleguen los 3.000 nuevos efectivos que MONUC ha solicitado al Consejo de Seguridad.

Francia presentó el lunes un proyecto de resolución que reforzaría los 17.000 componentes de la misión de la ONU de forma temporal con 2.785 nuevos militares y 300 policías.

Doss señaló que el despliegue de esas fuerzas, una vez reciban la autorización del Consejo de Seguridad y se identifique a los países dispuestos a cederlas, tardaría unos dos meses.

Al mismo tiempo, advirtió de que la misión también necesita el material y los vehículos necesarios para poder cumplir con su mandato de proteger a la población civil afectada por el conflicto.

"Espero que el mundo se haya dado cuenta de la urgencia de nuestra solicitud", apuntó.

Los enfrentamientos entre el Ejército congoleño y los rebeldes de Nkunda comenzaron en agosto pasado en la provincia de Kivu Norte y, desde entonces, más de 250.000 personas se han visto forzadas a desplazarse de sus hogares.

Gran parte de los afectados por el conflicto huyeron hacia el sur cuando se intensificaron los combates el pasado octubre y llegaron a Goma, la capital de la provincia, localidad que los insurrectos no han conseguido tomar. EFE

jju/emm/pa/cd