Quantcast

Miles de guatemaltecos exigen al Parlamento que apruebe el presupuesto

Guatemala, 18 nov (EFE).- Miles de guatemaltecos, en su mayoría activistas de organizaciones campesinos y maestros públicos, se manifiestan hoy en Guatemala para exigir al Parlamento la aprobación del presupuesto de gastos del Estado para 2009.

Procedentes de diferentes puntos del país, los manifestantes marcharon por las principales calles del centro histórico de la capital guatemalteca, y se concentraron frente al Palacio Legislativo, donde los diputados debaten el proyecto gubernamental.

"Queremos que los diputados aprueben un presupuesto que incluya suficientes recursos para ayudar a las poblaciones más pobres", dijo a Efe una mujer indígena de la comunidad de Santa Cruz del Quiché.

Los manifestantes, que según sus líderes superan las 15.000 personas, apoyan la propuesta de presupuesto enviada por el presidente Álvaro Colom, que asciende a 6.534 millones de dólares, y que incluye una reforma fiscal.

"Los pobres estamos cansados de llevar la carga de los impuestos, es tiempo que los ricos nos echen una mano", afirman en un anuncio radiofónico una decena de organizaciones campesinas que difunden desde hace dos días en las principales emisoras de Guatemala.

El gobierno se ha distanciado de las manifestaciones y rechazó, como le acusa la oposición, que haya utilizado fondos públicos para financiar las movilizaciones.

El ministro guatemalteco de Finanzas, Juan Alberto Fuentes, anunció el lunes que grupos organizados de la sociedad que apoyan las propuestas de reforma fiscal y presupuestaria del gobierno se iban a manifestar hoy de diferentes formas.

La comisión legislativa de Finanzas dio el visto bueno hoy a las propuestas de presupuestos y reforma fiscal, que se debatirán ahora en el pleno del Parlamento.

Los principales bloques de oposición en el Parlamento, encabezados por el derechista Partido Patriota (PP), han expresado su rechazo al presupuesto por considerar que implica la aprobación de nuevos impuestos.

El gobernante partido Unidad Nacional de la Esperanza, que con sus 50 escaños en el Parlamento (de un total de 158) no tiene mayoría, necesita el apoyo de los bloques minoritarios para sumar los 80 votos mínimos necesarios para aprobar sus iniciativas.

La reforma fiscal crea el Impuesto de Solidaridad (ISO), que tasa un 1 por ciento las ganancias de las empresas y afecta a los empresarios que tengan un margen superior bruto del 4 por ciento sobre sus ganancias reales, así como un impuesto a la primera matrícula de vehículos.

De no ser aprobada la propuesta presentada por Colom, el presupuesto para el próximo año será de igual cuantía al de 2008, que era 937 millones de dólares menos.

Ésta es la primera vez desde que Colom asumió el cargo, en enero pasado, que afronta un pulso político con la oposición y el sector empresarial. EFE

ca/rsm/mmg

(foto)