Quantcast

La aparición de Florentino Pérez desata el nerviosismo

Roberto Morales

Madrid, 18 nov (EFE).- Por primera vez desde que Florentino Pérez abandonase la presidencia del Real Madrid, el 27 de febrero de 2006, se ha dejado ver junto a dos de sus fichajes 'galácticos'. Su imagen junto a Zinedine Zidane y Ronaldo Nazario, ha instalado el nerviosismo en la casa blanca y ha provocado un ataque de furia de Ramón Calderón.

El regreso de Florentino Pérez a la primera plana no ha sido fruto de la casualidad. El ex presidente blanco descansaba junto a su mujer y un grupo de amigos en Marruecos. Aprovechando su cercanía a Fez, escenario del partido contra la pobreza que cada año impulsan Zidane y Ronaldo, solicitó a miembros de la organización estar presente en un día especial para dos jugadores con los que guarda una buena relación.

Estaba alojado en un hotel diferente pero comió rodeado de amigos en el que se hospedaban todos los jugadores participantes en el partido contra la pobreza y los medios de comunicación. A esa hora se produjo un reencuentro que no fue accidental y que ha levantado ampollas en la actual directiva.

La imagen de Florentino Pérez junto a Zidane y Ronaldo conduce a la mente del aficionado madridista a tiempos mejores. Una época añorada por muchos ante el presente plano, de un equipo que ha pasado de ser un conjunto de estrellas a buscarlas desesperadamente en una plantilla corta para aspirar a los títulos.

En plena crisis no hay un día tranquilo para el Real Madrid. A horas de intentar apagar el incendio montado por Bernd Schuster en su vestuario y con su trato a los medios de comunicación, con una comparecencia del director deportivo, Pedja Mijatovic, le suceden las declaraciones más duras como presidente de Ramón Calderón.

Una foto ha bastado para que el actual presidente blanco acuse a Florentino Pérez de "entorpecer" y "desprestigiar" a la actual directiva. Para denunciar que siempre ha estado en la sombra desde que hace dos años y medio Calderón accedió a la presidencia.

Los dos compartieron proyectos. Ahora, se convierten en enemigos. Quedan dos años para las próximas elecciones y Florentino, pese a reaparecer ante todos, no ha abierto la boca. Cuando se le pregunta por un posible regreso o por su opinión de la actual directiva da un paso al lado. No se pronuncia ni en 'off de record', sabedor de la importancia de sus palabras. Por el momento, su reaparición ha desatado el nerviosismo en plena marejada blanca. EFE

rmm/og