Quantcast

La Mesa del Congreso ve dificultades técnicas para admitir la queja de ERC

Madrid, 18 nov (EFE).- La Mesa del Congreso aprecia dificultades técnicas para admitir el escrito de reconsideración presentado por el grupo de ERC-IU-ICV sobre la colocación de una placa dedicada a la Madre Maravillas de Jesús, ya que esa queja no está amparada por el Reglamento de la Cámara Baja.

Fuentes del órgano rector del Congreso han explicado que, en virtud del punto 1 del artículo 31 del Reglamento, los diputados sólo pueden pedir la reconsideración de las decisiones de la Mesa que afecte a documentos de índole parlamentaria, detallados en los puntos cuarto y quinto del artículo 1.

En este caso, según las mismas fuentes, el acuerdo de la Mesa es de orden interno y se enmarca en el punto primero del artículo 1, que faculta a este órgano a adoptar cuantas decisiones y medidas requieran la organización del trabajo y el régimen y gobierno interiores de la Cámara.

No obstante, de acuerdo con otras fuentes parlamentarias, no hay ningún impedimento reglamentario para que la propia Mesa opte por reconsiderar sus propias decisiones de gobierno interior si así lo pide algún miembro de la misma.

De hecho, el portavoz socialista, José Antonio Alonso, ha asegurado esta mañana que el PSOE ha pedido a sus miembros en la Mesa que soliciten que se revise ese acuerdo a fin de impedir su materialización, argumentando que al colocar una placa dedicada a una santa en dependencias parlamentarias se está vulnerando el principio de aconfesionalidad del Estado.

En virtud de los pactos que el PSOE formalizó con otros grupos a comienzos de la legislatura este grupo no tiene mayoría en la Mesa del Congreso, de la que, aparte del presidente, José Bono, forman parte los socialistas Teresa Cunillera como vicepresidenta primera y Javier Barrero como secretario primero.

Por el contrario, el PP cuenta con cuatro miembros; CiU tiene uno, y, el PNV, otro más.

Tanto los nacionalistas catalanes como los vascos apoyaron en su momento la iniciativa, a instancias del vicepresidente tercero, Jorge Fernández Díaz, del PP, de situar en uno de los edificios parlamentarios una placa que recordará que en ese lugar estuvo la casa donde nació la monja.

Una decisión que ha abierto una profunda polémica dentro del Congreso, ya que a ella se oponen radicalmente varios grupos, entre ellos el PSOE y ERC-IU-ICV. EFE

ess/br