Quantcast

Obama promete dar prioridad a la lucha contra el cambio climático

Macarena Vidal

Washington, 18 nov (EFE).- El presidente electo de EEUU, Barack Obama, prometió hoy dar prioridad a la lucha contra el cambio climático cuando llegue a la Casa Blanca, mientras su equipo de transición continúa el proceso para seleccionar a los miembros clave del futuro Gobierno.

Obama, que el lunes se reunió con su adversario en las elecciones John McCain, en Chicago, prometió hoy que el cambio climático será una de las prioridades de su Gobierno, en una intervención por vídeo conferencia ante una reunión de gobernadores en California sobre ese asunto.

En su alocución, de unos cuatro minutos, Obama sostuvo que "mi presidencia marcará un nuevo capítulo en el liderazgo de EEUU acerca del cambio climático".

Al repetir sus promesas durante la campaña, el presidente electo expresó su apoyo a un sistema de limitación y negociación para reducir las emisiones de gases contaminantes.

Su meta es situar en el 2020 las emisiones a los niveles que alcanzaban en 1990, y recortarlas en un 80 por ciento para 2050. Asimismo, se propone invertir 15.000 millones de dólares anuales para promover el uso de energías limpias en el sector privado.

"Se lo prometo: cuando sea presidente, cualquier gobernador que quiera promover energías limpias tendrá un aliado en la Casa Blanca. Cualquier empresa que quiera invertir en energías limpias tendrá un aliado en Washington. Y cualquier país que quiera unirse a la causa contra el cambio climático tendrá un aliado en EEUU", declaró.

Obama aseguró que "una vez asuma el cargo, pueden estar seguros de que EEUU volverá a implicarse de manera profunda en estas negociaciones, y ayudará a liderar al mundo a una nueva era de cooperación global acerca del cambio climático".

La alocución por vídeoconferencia de Obama es la única comparecencia pública de hoy del presidente electo, que permanece en su hogar en Chicago mientras continúa perfilando su equipo.

Hasta el momento, el nombre que suena con más fuerza es el de la senadora Hillary Clinton para ocuparse del Departamento de Estado. Desde que saltó el rumor, el pasado viernes, ninguna de las partes lo ha negado.

Según los medios estadounidenses, el gran obstáculo para el nombramiento es determinar si habría algún tipo de conflicto de intereses con las actividades del ex presidente y esposo de la senadora, Bill Clinton.

El ex presidente encabeza en la actualidad una organización que lleva su nombre y que se dedica a la lucha contra la pobreza global, pero que también recoge jugosas donaciones, cuya procedencia Clinton se niega a revelar.

La posibilidad de que Hillary Clinton encabece el Departamento de Estado ha sido acogida con elogios por parte, incluso, de destacados republicanos, como el ex secretario de Estado Henry Kissinger.

Sin embargo, algunos representantes del ala más izquierdista demócrata se encuentran molestos ante la idea de incorporar al equipo a quien fue la gran rival del presidente electo en las primarias.

Según declaró el editor de la revista American Prospect, Robert Kuttner, a la página "Politico.com", "siempre existe el riesgo de que un miembro del Gobierno vaya por su cuenta, y ese riesgo se ve aumentado por el hecho de que Hillary tiene su propio público y su propia fama, y que llega vinculada a Bill".

El cargo de secretario de Estado no es el único, sin embargo, que ha suscitado conjeturas.

El secretario del Tesoro cobrará en la siguiente Administración una importancia singular, dada la gravedad de la crisis económica en el país.

Larry Summers, quien fue secretario del Tesoro durante el Gobierno de Clinton, era uno de los nombres con los que más se conjeturaba para el cargo, aunque esa candidatura parece haber perdido fuerza en los últimos días.

Para Defensa, una de las creencias más difundidas es que Obama optará por mantener en su puesto al actual jefe del Pentágono, Robert Gates, durante un año, para supervisar la marcha de las guerras en Irak y Afganistán mientras el resto del Gabinete se pone al día.

Obama ha prometido actuar con "prisa meditada" en sus nombramientos. Se esperaba que algunos de ellos comenzaran a llegar en la primera semana tras las elecciones, aunque ahora se considera que los anuncios principales no llegarán al menos hasta los últimos días de noviembre. EFE

mv/pgp/pdp