Quantcast

Un fiscal italiano dice que al islamismo no se le gana sólo con la guerra

Madrid, 18 nov (EFE).- El fiscal jefe para terrorismo internacional de la Fiscalía de Milán, Armando Spataro, ha asegurado hoy que ningún Estado "puede pensar que puede ganar la batalla" contra el terrorismo islamista "sólo con el servicio secreto y una guerra".

Así lo ha manifestado en su intervención en el seminario sobre "Terrorismo islamista a través del Mediterráneo" organizado por la Fundación José Ortega y Gasset y el Real Instituto Elcano.

Para el fiscal italiano, existen "dos formas" de luchar contra el terrorismo: la "europea" y la "angloamericana" y ha considerado que Europa "no puede dejar de aplicar su política".

Frente a quienes piensan que la lucha contra el terrorismo "es una guerra" en la que todo vale, Spataro ha sostenido que es necesario "respetar los derechos humanos" de los terroristas, para "no darles argumentos".

"Es necesario demostrar que nuestras democracias son reales y funcionan", ha afirmado.

Por ello, ha considerado una prioridad para los Estados reforzar los "instrumentos de cooperación internacional existentes" y contar con la "cooperación de la comunidad islámica" moderada.

Armando Spataro se ha mostrado convencido de que Al Qaeda no es "el nombre de una organización", sino "una etiqueta identificadora, una marca" para una serie de grupos "de estructura horizontal", lo que dificulta la investigación, "al no existir una sola organización".

Y ha alertado del "uso astuto" que estos grupos hacen de internet para difundir sus ideas, algo en lo que han coincidido el profesor de la Fundación para la Investigación Estratégica de París Jean François Daguzan y el profesor de Ciencia Política de la Universidad de Granada Javier Jordán.

Daguzan ha alertado del problema de "los convertidos" al islám, fenómeno que se da en las prisiones francesas, donde no hay "separación entre presos musulmanes y de otras religiones".

A juicio de este experto, estas conversiones afectan a jóvenes "aislados, descristianizados o sin religión" que encuentran en el islám "un nuevo modo de vivir".

Estas conversiones, que según Daguzan suponen el cuatro por ciento de las que se producen a esta religión en Francia, "no serían un problema" si no fueran "aparejadas a la radicalidad".

Por ello, ha apostado por la adopción de políticas de "estudios sobre el islám" coordinadas entre los Estados y los sectores moderados de esta confesión.EFE

rjr.jav/br