Quantcast

No era Tojeiro

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a siete años de prisión como
autora responsable de un delito de asesinato en grado de tentativa a María
Dolores Álvarez,
la pontevedresa que suministró una mezcla de ansiolíticos y
antidepresivos con Cola Cao a su hijo de cinco años y posteriormente abrió la
llave de paso del gas para suicidarse junto con él
.

   La sentencia recoge, además, una inhabilitación especial para el ejercicio
de la patria potestad,
y la suspensión del régimen de visitas, comunicación y
estancia con su hijo hasta el total cumplimiento de la pena, así como la
prohibición de acercarse a él por un período de 17 años.

   En concepto de responsabilidad civil, el tribunal igualmente condena a
María Dolores Álvarez a que indemnice a su hijo con la cantidad de 270 euros, y
en 3.000 por los daños morales.

   La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra entendió que
la condenada es la responsable de la llamada que el padre del niño y antigua
pareja sentimental de la mujer, recibió el Sábado Santo
de este año y en la que
amenazaba con que al día siguiente "tendría que traer dos ataúdes" porque ella y
su hijo estarían muertos.

   La sentencia entiende como hechos probados que María Dolores bloqueó la
puerta de entrada a la vivienda con un sofá
e impregnó antidepresivos y
ansiolíticos con Cola Cao para que los tomase el niño, tras lo cual abrió la
bombona del gas, dejando encendidos los mandos de la cocina para poder
inhalarlo,
aunque finalmente las fuerzas del orden lograron entrar en la
vivienda alertadas por el padre del niño e impidieron la acción.