Quantcast

Adriá y Robuchon reciben premio Don Quijote por su trayectoria internacional

Cuenca, 18 nov (EFE).- Los cocineros Ferrán Adriá y Jöel Robuchon han recibido hoy en Cuenca el Premio Internacional de Gastronomía "Don Quijote", en reconocimiento a su trayectoria profesional de importancia internacional y relevancia universal, como la imagen del personaje que da nombre al certamen.

El premio, que conceden anualmente el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha, ha sido entregado a los galardonados por el presidente de la comunidad autónoma castellanomanchega, José María Barreda.

Adriá y Robuchon han sido reconocidos en la segunda edición del premio, que en la primera fue concedido el año pasado a las cuatro cocineras que en aquel momento tenían tres estrellas michelín en sus restaurantes: Carme Ruscalleda, Nadia Santini, Luisa Marelli Vallazza y Annie Feólde.

Adriá ha agradecido la concesión del premio y ha dicho: "Donde paseo es por España y donde quiero que me quieran es aquí, me gusta que me quieran fuera pero prefiero que me quieran aquí". Y ha añadido: "Asociar el nombre del Quijote a la gastronomía es maravilloso, porque yo creo que es cultura con mayúsculas".

También ha tenido palabras de reconocimiento a Rabuchon, al que considera "prácticamente como un hermano mayor", con el que tiene amistad desde "que en el año 1992 vino al Bulli a través de un amigo común, dijo que tenía muy poco tiempo y cuando empezó a comer dijo: que se vaya el tren que yo me quedo".

Ha asegurado que "en España nunca se le ha dado las gracias" al restaurador francés por lo que supuso que en 1996 dijera que su sucesor como referente de la gastronomía internacional iba a ser el cocinero catalán.

Aquel gesto "significó un antes y un después para la cocina española; no hay nada comparable con aquella frase", ha asegurado Adriá, ya que fue pronunciada "por uno de los grandes de la historia de la gastronomía y un referente para todos los cocineros de mi generación".

En este sentido, ha aprovechado el acto celebrado en Cuenca para hacer públicamente "un homenaje a Jöel por todo lo que ha hecho por este país queriendo también a su país".

A su vez, Rabuchon ha agradecido que le hayan concedido el premio compartido "con su amigo Ferrán Adriá" y ha afirmado que se siente "un poco español de adopción y sobre todo completamente español de corazón", al tiempo que ha expresado su satisfacción por haberse reencontrado con Castilla-La Mancha, de forma que ha asegurado que estaba "casi tan emocionado" de sentirse en la región como de recoger el premio. EFE

rr/rb/jmi