Quantcast

Maliki dice acuerdo con EEUU es un "sólido preludio" para recuperar soberanía

Bagdad, 18 nov (EFE).- El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, dijo hoy que el borrador del acuerdo de seguridad firmado ayer entre su país y EEUU supone un "preludio sólido" para que Irak recupere su plena soberanía.

Maliki, que hizo ese anuncio en un discurso emitido por la televisión estatal Al Iraquiya, también reconoció que su Gobierno planteará observaciones a ese tratado.

"Les digo con toda confianza que tenemos observaciones sobre el acuerdo, pero, al mismo tiempo, consideramos que constituye un sólido preludio para que Irak recupere plenamente su soberanía", remarcó el jefe del ejecutivo iraquí.

Recordó que su país entró en negociaciones "difíciles y complejas con la parte estadounidense, y que en muchas etapas se llegó a un callejón sin salida, por lo que el borrador del convenio fue varias veces enmendado por la insistencia de los negociadores iraquíes en que el tratado garantice la soberanía total del país".

En ese contexto, Maliki afirmó que desde que comenzaron las conversaciones con los estadounidenses procuró que las instituciones constitucionales y las alianzas políticas formasen parte de las negociaciones.

"Nuestra elección fue difícil: entrar en negociaciones con EEUU con el objetivo de que Irak recuperase la plena soberanía sobre su territorio, espacio aéreo y marítimo, recursos, economía, y la toma de decisiones", subrayó el primer ministro.

Por otra parte, Maliki manifestó su descontento por las declaraciones hechas por los detractores del acuerdo.

"Lamentó que los opositores al tratado hiciesen afirmaciones que se contradicen con la realidad, y sin informarse de los detalles de las conversaciones (con EEUU) o sus resultados".

En ese sentido, desmintió que las negociaciones con EEUU se llevasen a cabo a "puerta cerrada y sin consultar a nadie".

"Hubieron algunos que dijeron que había cláusulas secretas en el convenio otorgan a EEUU el control de los Ministerios iraquíes de Defensa e Interior y de sus riquezas. No hay anexos secretos, todo esta a la vista del pueblo iraquí", remarco Maliki.

Además, destacó que "no habrán más detenidos después de hoy, ni centros de detención y cárceles administradas por las tropas norteamericanas, ni tampoco redadas o inspecciones a viviendas".

Asimismo, enfatizó que no habrá bases militares (estadounidenses) permanentes en territorio iraquí y que Irak nunca será usado para lanzar ataques contra países vecinos.

Tras recibir ayer la luz verde del Consejo de Ministros, el borrador del acuerdo, que regulará la presencia militar estadounidense a partir de enero de 2009, ha de ser aprobado por el Parlamento y ratificado por el Consejo Presidencial antes de que entre en vigor. EFE

am-aj/ib