Quantcast

Condenados por acoso inmobiliario recurren fallo para "defender sus derechos"

Barcelona, 18 nov (EFE).- Alfonso y Pere Janer, los dos primeros condenados en Cataluña a penas de prisión por acoso inmobiliario, han anunciado hoy que recurrirán la sentencia en defensa de su "dignidad y derechos" ya que, recuerdan, los inquilinos residían ilegalmente en su piso y fueron desahuciados por orden judicial.

Una sentencia pionera en Barcelona ha castigado con penas de cárcel a dos propietarios de un piso de la calle Servet por acoso inmobiliario a sus inquilinos, que durante tres meses soportaron que les cortaran repetidamente la luz y el agua e incluso que les sellaran con silicona la puerta de su casa.

En la sentencia, el juzgado de lo penal número 13 de Barcelona condena por coacciones a penas de un año de prisión cada uno a los hermanos Alfonso y Pere Janer, que también deberán indemnizar con 3.300 euros a la pareja de inquilinos por las "molestias" que sufrieron durante los meses en que fueron víctimas de acoso.

En declaraciones a Efe, los propietarios inmobiliarios han insistido en negar, en contra de lo sostenido en la sentencia, que dejaran sin agua y sin luz a la pareja de jóvenes que los denunció y se han mostrado "muy desanimados" por su condena de un año de prisión, impuesta por el juzgado de lo penal número 13 de Barcelona.

"No era voluntad mía terminar esta historia así", ha afirmado Pere Janer, tras recalcar que los procesados vivían en su piso sin que les amparara el contrato de arrendamiento, que estaba a nombre de una inquilina anterior y descartaba expresamente la posibilidad de que el alquiler fuera subrogado.

Los hermanos propietarios aseguran que presentaron una demanda para recuperar su vivienda porque en el piso, de sólo tres habitaciones, se habían instalado "diez o doce personas", y admiten que dieron de baja los servicios porque, hasta el momento, eran ellos los que habían estado pagándolos.

A raíz de esa demanda, recuerdan los hermanos, pudieron recuperar las llaves de la vivienda a través de una sentencia judicial que ordenó el desahucio de la pareja de inquilinos.

La sentencia, no obstante, considera irrelevante si los acusados tenían derecho a exigir que los denunciantes abandonaran el piso porque debían haberlo hecho a través del oportuno proceso judicial y no mediante el acoso inmobiliario. EFE.

rg/rq/jmi