Quantcast

Grupos sociales exigen una reforma agraria y del sistema judicial paraguayo

Asunción, 18 nov (EFE).- Un millar de manifestantes de grupos campesinos y de organizaciones civiles y sindicales de Paraguay exigieron hoy al presidente Fernando Lugo una reforma agraria y cambios en la Fiscalía y en el Poder Judicial.

Los manifestantes, del Frente Patriótico Popular y del Consejo de Resistencia Popular, llevaron a cabo una marcha por el centro de la capital y una protesta ante las sedes de la Fiscalía y del Congreso, como ya lo había hecho del 4 al 6 de noviembre el Frente Social y Popular, que también expuso a Lugo las mismas peticiones.

A diferencia de las manifestaciones de hace dos semanas, en las que casi un centenar de personas resultaron heridas en enfrentamientos con la Policía, hoy sólo se registraron atascos de tráfico.

La marcha también incluyó a ocupantes ilegales de viviendas que exigen más ayudas y el cambio de las autoridades de la Secretaría de Acción Social, encargada de la ejecución de obras de casas populares.

Los coordinadores de la protesta anunciaron que su protesta continuará mañana, miércoles, que incluirá, además, bloqueos intermitentes de carreteras en al menos diez de los 17 departamentos de Paraguay.

Los manifestantes exigen un juicio político de los nueve magistrados de la Corte Suprema de Justicia y el fiscal general, Rubén Candia, a los que acusan de responder a los intereses del anterior gobernante, Nicanor Duarte, del Partido Colorado, que perdió el poder tras 61 años de Gobierno en los comicios de abril pasado.

La protesta del Frente Patriótico Popular y del Consejo de Resistencia Popular se lleva a cabo cinco días después de la creación de la Coordinadora Ejecutiva para la Reforma Agraria, que se encargará, entre otras cosas, del conflicto generado en el campo ante el aumento de las amenazas de invasiones de haciendas por parte de grupos de campesinos "sin tierra".

El nuevo organismo tratará de garantizar "la seguridad y tenencia de la tierra y los recursos, el libre acceso al conocimiento y la tecnología, y el apoyo al uso de la tierra para fines productivos, evitando su concentración en manos improductivas", informó la Presidencia paraguaya.

Los "sin tierra" sostienen que numerosas propiedades fueron compradas o arrendadas ilegalmente en su día por productores brasileños y que cultivos mecanizados como el de la soja destruyen los bosques y contaminan el medio ambiente. EFE

rg/lb/mmg

(foto)