Quantcast

El PE pide más peso para la UE en instituciones financieras internacionales

Bruselas, 18 nov (EFE).- El pleno del Parlamento Europeo pidió hoy que la UE tenga un mayor peso en las instituciones financieras internacionales, con un asiento único para hablar en ellas con una sola voz.

El PE aprobó un informe cuyo texto -respaldado por 545 votos a favor, 86 en contra y 37 abstenciones- subraya la necesidad de "establecer posiciones comunes y consolidar la representación a través de un escaño único" en estos foros, a fin de que la UE pueda hablar "con una sola voz en relación con las políticas de tipos de cambio".

Sus ponentes, el alemán Werner Lagen (Partido Popular) y la francesa Pervenche Beres (Partido Socialista) opinan que esta sería "la forma más eficaz para la zona del euro de alinear su influencia con su peso económico".

También han coincidido en que el Banco Central Europeo (BCE) debería adoptar un régimen de objetivos de inflación directa que permita ciertas fluctuaciones en torno a la "inflación deseable" y no dejar por ello de publicar sus previsiones, a fin de evitar nuevas burbujas de activos.

El informe aprobado hoy, que hace balance de los diez primeros años de la Unión Económica y Monetaria, asegura que la moneda única se ha convertido en un símbolo de Europa que ha traído estabilidad y una mayor integración económica.

En concreto, desde la adopción del euro en 1999 se han creado 16 millones de puestos de trabajo y la tasa de paro ha descendido del 9 al 7 por ciento.

Además, afirma que la creciente utilización del euro como moneda comercial internacional reduce los riesgos de cambio para las empresas de la eurozona y, por tanto, los costes del comercio internacional.

No obstante, el crecimiento de la economía y la productividad ha sido menor de lo esperado: el aumento de la productividad por trabajador ha pasado del 1,5 por ciento en la década de los 90 al 0,75 por ciento en la actualidad.

En el contexto de la crisis financiera actual, los eurodiputados recalcan la necesidad de los países de la UE se esfuercen por lograr una política fiscal anticíclica para acabar con la actual falta de disciplina a la hora de combatir los déficit presupuestarios en tiempos de crecimiento económico.

En este sentido, consideran esencial seguir respetando los límites del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) del 3 por ciento de déficit del Estado y del 60 por ciento de deuda nacional en relación con el Producto Interior Bruto.

También sugieren medidas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas como complemento a las acciones del Banco Europeo de Inversiones y que las entidades de crédito mantengan una política favorable a estas compañías.

Para lograr unas finanzas públicas de calidad proponen aumentar la consolidación presupuestaria, la eficacia del gasto público, las inversiones en educación, capital humano e I+D y una infraestructura que sea favorable al crecimiento, capaz de estimular el empleo y que refleje las principales inquietudes sociales, como el cambio climático.

Los eurodiputados advierten de los riesgos de lograr "la estabilidad de precios esencialmente a costa de la moderación salarial" y apelan a una "distribución más justa de la riqueza".

Subrayan, por otro lado, la necesidad de establecer normas equitativas para el mercado interior y rechazan la búsqueda de los tipos más bajos del impuesto de sociedades por considerarla "contraproducente".

El PE pide, por último, a los países de la zona euro que refuercen su cooperación en política económica y financiera, y a los estados miembros no integrados en la moneda única que respeten los criterios de Maastricht y el PEC reformado. EFE

mrn/rcf/lgo