Quantcast

Mikel Alonso deja la Real Sociedad tras un acuerdo con el club

San Sebastián, 18 dic (EFE).- El centrocampista de la Real Sociedad Mikel Alonso y el club han alcanzado hoy un acuerdo en sede judicial que permitirá al jugador desvincularse totalmente y dejar sin efecto los dos años de contrato que le restaban por cumplir.

El hermano del futbolista del Liverpool Xabi Alonso y el presidente Iñaki Badiola se han sentado ante los estrados de un juzgado de lo social de la capital guipuzcoana, donde han alcanzado un acuerdo que había sido imposible en meses anteriores tanto en los despachos como en el servicio de mediación, obligado trámite previo al juicio del día de hoy.

El jugador, que se entrenaba hasta hoy con el equipo filial al no permitírsele hacerlo con el resto de la plantilla de la que formaba parte, ha señalado de forma lacónica tras el acuerdo que su deseo es ahora "pasar página" y que de esta forma hay "un problema menos para todos".

El club ha declinado dar a conocer el montante de la indemnización que deberá de pagar a Mikel Alonso, aunque según diversas fuentes podría ser el sueldo total de una de las dos temporadas que tenía de contrato.

El portavoz del club, Luis María Antoñana, se ha limitado a declarar que este acuerdo "es bueno para las dos partes".

No ha sido ésta la única presencia en los juzgados por parte de la Real Sociedad, ya que hoy se ha producido la entrega de la "due dilligence" a la representación de los tres ex presidentes anteriores a Badiola- Miguel Fuentes, María de la Peña y Juan Larzábal- que quieren tener conocimiento directo de las imputaciones que se recogen en esa exhaustiva auditoría encargada por el club tras alcanzar la presidencia el actual mandatario.

La presencia realista en los juzgados de la capital guipuzcoana continuará esta semana, ya que también está prevista una cita entre el empresario donostiarra y el titular del Juzgado de lo Mercantil para tratar sobre la posible remoción del Consejo de Administración, propuesta realizada por los administradores concursales ante las malas relaciones con acreedores cualificados como la Diputación Foral de Guipúzcoa. EFE

cr/cgc