Quantcast

Critican a Scotland Yard por aprobar la actuación de un cantante homófobo

Londres, 17 nov (EFE).- La Policía Metropolitana ha sido criticada de apoyar la música homófoba por permitir la actuación en Londres, este fin de semana, de un polémico cantante de reggae jamaicano.

Scotland Yard ha autorizado la actuación de Bounty Killer, nombre artístico de Rodney Pryce, en un local londinense pese a que algunas de sus canciones llaman al asesinato de homosexuales, según informa hoy el vespertino "Evening Standard".

Sus canciones contienen frases que incitan al odio sexual como "no necesitamos que nos animen a matar a homosexuales" o "hay que echar a la hoguera a los maricas".

La Policía Metropolitana ha autorizado la actuación del músico, de 36 años, con la condición de que no interprete canciones "que puedan considerarse ofensivas por su homofobia".

Pero Peter Tatchell, del grupo de defensa de los derechos de los homosexuales "OutRage!", coordinador de la campaña mundial "Stop Murder Music" (Stop a la música homicida), ha acusado a la policía de "hipócrita".

"Permite que actúen en Londres cantantes homófobos, pero no hace lo mismo con los racistas. Prohíben actuar a los racistas con el argumento de que constituyen una amenaza para el orden público y las buenas relaciones entre las comunidades. Es una doble moral", critica Tatchell.

El coordinador de OutRage! acusa a la Policía Metropolitana de violar la promesa de autorizar sólo la actuación de cantantes de reggae que hayan firmado un contrato creado por activistas del movimiento gay para garantizar que ningún intérprete recurre a frases homofóbicas.

Un portavoz de los organizadores del concierto, "Cavalli and Paradise Promotions", explicó, sin embargo, que habían recibido garantías en el sentido de que Bounty Killer había firmado ese documento, pues no le habrían contratado en caso contrario.

Este mismo año, la policía de otras dos ciudades inglesas, Bradford y Birmingham, vetaron dos conciertos de ese intérprete porque podían perjudicar a las relaciones entre las distintas comunidades. EFE

jr/msc/cr