Quantcast

Ayuda humanitaria se congeló en 2007, pese a impacto crisis en países pobres

Madrid, 18 nov (EFE).- La comunidad internacional congeló en 2007 la ayuda de emergencia, pese a que los países más vulnerables empezaban a sufrir los primeros efectos de la crisis financiera y a que el número de conflictos humanitarios no se había reducido.

Así lo indica un informe del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), editado en colaboración con Médicos Sin Fronteras (MSF).

El estudio -presentado hoy en rueda de prensa- analiza la actuación del sistema internacional y español en ayuda de emergencia durante el 2007 y advierte del recorte de presupuesto realizado para estos fines justo cuando las poblaciones más pobres comenzaban a afectar la crisis económica.

El codirector del IECAH, Francisco Rey, ha destacado que "el caso español es preocupante" porque, mientras la Ayuda Oficial al Desarrollo creció el 23 por ciento durante el año pasado, la ayuda humanitaria se redujo el 7,7 por ciento respecto a 2006.

Según Rey, las perspectivas para los próximos años tampoco son alentadoras porque "la situación se agravará aún más cuando los efectos de la actual crisis económica sean aún más evidentes en los países del sur".

Por su parte, el director general de MSF, Aitor Zabalgogeazkoa, ha lamentado que uno de los aspectos más relevantes de 2007 sea la consolidación de las tendencias de años anteriores.

"Siguen manteniéndose las mismas crisis internacionales humanitarias y con el mismo número de afectados; permanecen situaciones como conflictos enquistados, desplazamientos masivos de poblaciones o crisis nutricionales masificadas", ha asegurado Zabalgogeazkoa.

Para el codirector del IECAH, Jesús Nuñez, "lo más positivo del 2007 es que no ha surgido ningún gran nuevo conflicto ni catástrofe natural de grandes dimensiones".

Sin embargo, ha denunciado la falta de voluntad política para ayudar a los países en desarrollo y ha lamentado que cuando la ayuda internacional llega es "selectiva" -atiende a unos conflictos en detrimento de otros- y "reactiva" en vez de preventiva.

Por último, Nuñez ha pedido a la sociedad que sea más solidaria y menos dependiente de hechos puntuales o noticias mediáticas.

"La sociedad puede marcar la agenda política y hacer que los gobiernos incorporen valores y principios solidarios entre sus prioridades", ha concluido. EFE

tr/ecg/jmi