Quantcast

Pilar Jurado abre brecha como autora en el Real pero huye hablar de "géneros"

Madrid, 18 nov (EFE).- Pilar Jurado sabe que es noticia porque en 2011 se convertirá en la primera mujer compositora que estrena una ópera en el Teatro Real, pero, en cuestiones artísticas, prefiere hablar de talento, no de género, pues nunca se ha sentido discriminada por su condición femenina.

La soprano y compositora se ha expresado en estos términos en la presentación de "L'Arte della Coloratura", un CD con el que estrena su propio sello discográfico -TransOPera Digital-, en un momento de su trayectoria en el que dan frutos todas las facetas profesionales de esta polifacética artista.

"Es un día muy especial", ha afirmado la cantante, flanqueada por el crítico Juan Ángel Vela del Campo y por José Luis Turina, director artístico de la Jonde (la Joven Orquesta Nacional de España) con la que ha grabado este CD.

"Si soy la primera mujer compositora que estrena una ópera en el Teatro Real es un hecho objetivo e histórico porque no había ocurrido antes, pero no veo asuntos escabrosos de género. Entiendo que es noticia, pero también demuestra que las cosas están cambiando. En el arte no se puede hablar de géneros, sino de talento, da igual de donde venga", ha explicado la artista.

Pilar Jurado estrenará "La página en blanco" en febrero de 2011, una ópera con aire de thriller que surge de un encargo del coliseo madrileño, algo muy positivo para la soprano, compositora, musicóloga y directora de orquesta, que reconoce que nunca ha tenido la sensación de "competir por géneros" y que "no se ha sentido discriminada ni ayudada por el hecho de ser mujer".

Guiada por su "tremendo afán de superación" desde la infancia, Pilar Jurado se reconoce como una persona de "decisiones fuertes", y por ello se lanzó a producir sus propios proyectos.

Así, el año pasado estrenó su espectáculo "TransÓpera", en el que fusionaba el mundo clásico y el pop electrónico, y hace casi tres años se propuso grabar este CD, "L'Arte de la Coloratura", con el que "vuelve a la tradición, pero con ojos limpios".

La coloratura es, en el canto, el adorno virtuosista de una melodía, pero la soprano quiso "desvestirla, para luego volverla a vestir siendo muy respetuosa con los compositores, lejos de convertir las arias en un circo", por la competitividad entre cantantes. "Esa es la mirada de una compositora, y para mí, era de obligado cumplimiento", ha explicado.

Así, transita por arias de Mozart, Bellini, Donizetti, Rosini, Verdi, Strauss y Stravinsky, en un recorrido histórico con el que también ha querido demostrar que una soprano que ha cantado música contemporánea puede entender los cánones clásicos.

"Creo más en la evolución que en la revolución, ha puntualizado la presidenta de la Asociación Madrileña de Compositores, que el jueves presentará este proyecto en directo en el Auditorio Nacional de Música.EFE

agc/pv