Quantcast

Casi medio millón de personas solicitarán atención a domicilio en el 2010

Madrid, 18 nov (EFE).- Casi medio millón de personas solicitarán los servicios de atención a domicilio en el 2010, según un estudio de Deloitte sobre las Perspectivas de Futuro de los Servicios de Atención a la Dependencia.

El estudio, difundido hoy, explica que en los últimos cinco años, el número de personas dependientes ha crecido el 24 por ciento.

Sólo en 2005, 305.801 personas recibieron esta clase de cuidados (el treinta por ciento más que en 2003) y se dispensaron 44.311.594 horas de atención a domicilio en toda España (el 33 por ciento más que en 2003).

Madrid, Cataluña y Andalucía fueron las comunidades donde más horas se dispensaron (4,9 millones por comunidad).

Sin embargo, lejos de decrecer, estas cifras seguirán aumentando, ya que año a año el número de personas mayores de 65 años crece "considerablemente", según Deloitte.

De hecho, el estudio prevé que en 2015 habrá 8,5 millones de personas mayores de 65 años, de las cuales 1,4 millones serán dependientes.

El estudio de Deloitte también constata las diferencias de coste que tiene el servicio de atención a domicilio en cada comunidad autónoma, principalmente por la aplicación de los diferentes convenios suscritos con el Gobierno.

También advierte de que estos servicios son más caros en el ámbito rural (por el sobrecoste del transporte) y en las ciudades de más de 500.000 habitantes (hay más usuarios).

El estudio dice que al comparar los servicios en las distintas administraciones (Locales y Diputaciones) se aprecian diferencias significativas entre el coste teórico del servicio y el precio real que se está pagando por él, que en algunos casos es un 20 por ciento inferior.

En cuanto a los retos futuros, el informe señala la financiación de los servicios, la capacitación de los profesionales, el control de calidad de los servicios prestados, el incremento de las actividades de prevención y fomento de la autonomía personal y la equidad y homogeneidad en la prestación y acceso a los servicios. EFE

ecg/jmi