Quantcast

Ex primer ministro Shinawatra no recurrirá a pena de dos años por corrupción

Bangkok, 18 nov (EFE).- El ex primer ministro tailandés Thaksin Shinawatra, depuesto por una asonada en 2006, no recurrirá la pena de dos años de cárcel que dictó el Tribunal Supremo tras hallarle culpable de un delito de abuso de poder, anunció hoy su abogado.

El letrado, Khamnuan Chalopatham, indicó a los periodistas en Bangkok que Shinawatra quiere explicar personalmente sus razones y lo hará por teléfono durante el mitin que sus seguidores han organizado para el próximo 14 de diciembre.

Un juzgado de la división criminal del Tribunal Supremo había dado al ex mandatario un plazo de 30 días, que se cumple mañana, para recurrir la sentencia.

En junio de 2007, la abogacía del Estado acusó a Shinawatra y a su entonces esposa, Pojaman, de la compra fraudulenta en 2003 de un terreno público a precio preferencial por valor de 777 millones de baht (22,21 millones de dólares o 17,54 millones de euros) en el norte de Bangkok.

La Fiscalía alegó que Pojaman se aprovechó del cargo de su marido, entonces primer ministro, para adjudicarse la subasta pública.

El multimillonario Shinawatra, antiguo dueño del equipo de fútbol británico Manchester City, abandonó Tailandia el pasado agosto antes de que fuera ordenada su detención.

El depuesto primer ministro huyó al Reino Unido, donde ha vivido hasta que a principios de este mes las autoridades británicas revocaron su visado.

El pasado fin de semana, Shinawatra, que gobernó Tailandia desde 2001 hasta 2006, se divorció de Pojaman en Hong Kong y viajó al rico emirato de Dubai, en el golfo Pérsico.

Un juzgado de lo Penal de Bangkok condenó el 31 de julio de 2008 a Pojaman a tres años de prisión por eludir el pago a la hacienda pública de 546 millones de baht (12,33 millones de euros) por la transferencia de acciones del conglomerado empresarial de su marido "Shin Corporation" valoradas en 738 millones de baht.

Unos días más tarde, Pojaman salía de Tailandia y era seguida por sus hijos, Pinthongta y Paethongtan. EFE

grc/zm