Quantcast

La muerte de un conductor provoca una huelga encubierta en Tussam

Caos en Tussam. El fallecimiento de un conductor de la
empresa municipal de transportes, implicado en los expedientes
disciplinarios abiertos tras la huelga de mayo de 2007,  ha provocado un paro encubierto de los trabajadores, que han sumido en el caos al transporte público.

El trabajador, J. L. A., de poco más de treinta años y con dos hijos,
fue encontrado ayer muerto en su domicilio y, en solidaridad, sus compañeros han pido parando conforme se iban incorporando a sus puestos.

Esta acción de los empleados ha hecho que los usuarios de la empresa
municipal de transportes hayan sufrido retrasos importantes, amén de
los problemas de circulación derivados de la ausencia de autobuses.

Protesta en la Plaza Nueva

Los trabajadores de Tussam se han concentrado frente al Ayuntamiento de Sevilla en protesta por la muerte de su compañero, que, según
afirmaron, "ha tenido hasta cuatro juicios absolutorios" por los actos vandálicos de la huelga de mayo mientras "el expediente seguía abierto" y había estado de baja por depresión.