Quantcast

Empresario mexicano niega ser jefe de banda de narcotraficantes en Argentina

Buenos Aires, 17 nov (EFE).- El empresario mexicano Jesús Martínez Espinoza negó hoy ser el cabecilla de una banda de narcotraficantes en Argentina, al declarar ante un juez federal de Buenos Aires tras ser extraditado por Paraguay el pasado viernes, informaron fuentes judiciales.

Martínez Espinoza debe comparecer todavía esta noche ante el juez Federico Faggionatto Márquez, que comenzó a tomarle declaración hace más de seis horas y quien sospecha que el mexicano encabeza una red de traficantes de drogas sintéticas supuestamente vinculada con el cártel de Sinaloa, en el norte de México.

El mexicano, de 49 años, fue apresado en un hotel de Asunción (Paraguay) a principios de octubre, dos meses después de que la policía argentina allanara una lujosa residencia de su propiedad en las afueras de Buenos Aires donde se había montado un laboratorio clandestino de drogas de diseño.

En aquella operación policial fueron detenidos nueve mexicanos y un argentino.

Al ser detenido en Paraguay, Martínez Espinoza portaba un pasaporte falsificado a nombre de Juan Preciado.

Su extradición fue decidida a mediados de octubre por el juez paraguayo Pedro Darío Portillo a petición de su colega Faggionatto Márquez, aunque Martínez Espinoza había pedido su traslado a Argentina.

El juez Faggionatto Márquez ha comprobado además que existían contactos entre la organización de narcotraficantes y los empresarios argentinos Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cuyos cuerpos acribillados a balazos aparecieron el 13 de agosto en un descampado de las afueras de Buenos Aires.

Faggionatto Márquez tiene previsto interrogar mañana a otro de los detenidos por esta causa, el empresario argentino Hernán De Carli, quien llegó hoy a Buenos Aires procedente de Uruguay y quedó a disposición de la justicia.

La semana pasada la policía allanó una residencia de Hernán De Carli, quien se encontraba en Miami, y se incautó de armas y credenciales de la oficina antidrogas de EEUU (DEA), aunque la embajada del país norteamericano en Buenos Aires dijo que eran falsas.

Ese allanamiento fue ordenado por el juez después de que un testigo de identidad reservada declarara que vio a Bina manejar una camioneta de Hernán De Carli horas antes de que se hallara su cuerpo acribillado a balazos, junto con los de Forza y Ferrón. EFE

cw/mb/tg