Quantcast

Juicio atentado mortal de independentistas bretones que colaboraron con ETA

París, 17 nov (EFE).- Tres miembros del Ejército Revolucionario Bretón (ARB), el grupo independentista que en el pasado colaboró con ETA, comparecieron hoy ante el Tribunal de Apelación de París que vuelve a examinar su presunta responsabilidad, en particular en un atentado que en 2000 causó la muerte a la empleada de un McDonald's.

Los tres acusados, Christian Georgeault, Pascal Laizé y Gael Roblin, comparecieron libres tras haber cumplido las penas que en marzo de 2004 les había impuesto el Tribunal de lo Criminal de París, que los absolvió de ese atentado mortal contra el McDonald's de la localidad bretona de Quevert el 19 de abril de 2000.

La Fiscalía recurrió precisamente esa absolución, así como las referidas al ataque contra otro McDonald's de Pornic el 14 de abril de 2000 y contra una oficina de correos de Rennes el 19 de abril de ese mismo año.

El presidente del Tribunal de Apelación de París, Francis Debons, señaló que se pronunciará el miércoles como muy pronto sobre la demanda de la defensa de estos tres activistas del ARB de anular ese recurso por razones de forma. Inicialmente el proceso debería prolongarse hasta el próximo día 28.

Los magistrados de la corte criminal en su sentencia del 26 de marzo de 2004 habían absuelto a 11 de los 17 presuntos miembros de este grupo terrorista a los que juzgaron para determinar su responsabilidad en 17 atentados.

Los seis restantes recibieron penas de cárcel, y así a Georgeault le impusieron once años, a Laizé ocho y a Roblin tres.

Militantes del ARB colaboraron con ETA, en particular en el robo en 1999 de más de ocho toneladas de dinamita en la localidad bretona de Plévin.

En junio de 2005, cinco etarras fueron condenados a penas de entre 20 y 15 años por esa acción, incluido el que se supone que era entonces el jefe del aparato logístico de ETA Asier Oyarzábal.

También recibieron penas de entre siete y dos años de prisión contra nueve miembros del grupo independentista bretón. EFE

ac/jam/sc